La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que por el momento no hay ningún dato que demuestre que las vacunas actuales contra el coronavirus tienen deficiencias contra la variante ómicron.

La Organización ha apuntado estos días que llevará entre una y tres semanas más interpretar y sacar conclusiones de los datos científicos que se están recogiendo en torno a la variante ómicron y determinar con mayor claridad su capacidad de transmitirse, el grado de enfermedad que puede causar y, sobre todo, qué impacto puede tener en la eficacia de las vacunas.

Sin embargo, es inevitable que esta nueva variante se propague tal como ocurrió con la delta.

Hasta el momento no se han reportado fallecidos directos por ómicron, solo que podría ser más contagiosa, aunque los síntomas de la mayoría que la han tenido son leves.

Publicidad

Uno de los países con más casos de la variante es Dinamarca, que el sábado reportó 183, aunque vale recordar que el país nórdico es uno de los más punteros en materia de secuenciación de virus en Europa, por lo que puede detectar más casos más rápidamente. Eso no significa que la transmisibilidad de la nueva variante sea más fuerte allí que en otros lugares.

Hasta tener más información, la recomendación es seguir avanzando con la vacunación e incluso con la dosis de refuerzo en la población.

En tanto, la pandemia ya ha provocado al menos 5′249.851 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre del 2019, según un balance establecido por AFP este domingo, a partir de fuentes oficiales.

Desde el comienzo de la epidemia más de 264′784.370 personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Publicidad

Las cifras se basan en los reportes comunicados diariamente por las autoridades sanitarias de cada país y excluyen las correcciones realizadas a posteriori por los diferentes organismos de estadística que concluyen que la cantidad de decesos es mucho más importante.

La OMS estima incluso que si se tiene en cuenta la sobremortalidad vinculada al COVID-19, directa e indirecta, el balance de la pandemia podría ser dos a tres veces más elevado que el registrado oficialmente.

Una parte importante de los casos menos graves o asintomáticos sigue sin detectarse a pesar de la intensificación del testeo en numerosos países.

El sábado se registraron en el mundo 6.343 nuevas muertes y 520.383 contagios. Los países que más fallecidos registraron según los últimos balances oficiales son India, con 2.796; Rusia (1.206) y Estados Unidos (500).

Publicidad

La cantidad de muertos en Estados Unidos asciende a 788.204 con 49′051.150 contagios.

Después de Estados Unidos, los países con más víctimas mortales son Brasil, con 615.570 muertos y 22′138.247 casos; India, con 473.326 muertos (34′633.255 casos); México, con 295.155 muertos (3′900.293 casos) y Rusia, con 281.278 muertos (9′801.613 casos).

Entre los países más golpeados, Perú registra la mayor tasa de mortalidad, con 611 decesos por cada 100.000 habitantes, seguido de Bulgaria (414), Bosnia (387), Montenegro (370), Macedonia del Norte (366), Hungría (364) y República Checa (314). (I)