La Organización de Estados Americanos (OEA) postergó para una fecha por definir la sesión extraordinaria de su Consejo Permanente convocada para este miércoles para abordar la situación en Cuba, después de las protestas del pasado 11 de julio.

En una carta enviada a las misiones permanentes acreditadas ante el organismo con sede en Washington, el presidente del Consejo Permanente de la OEA, Washington Abdala, informó del aplazamiento de la reunión, ante "los planteos al respecto por parte de algunos países", que no identificó.

Abdala, quien es representante permanente de Uruguay, consideró que "lo que se está viviendo en Cuba no ambienta dilaciones" y advirtió que "el tiempo corre en contra de la defensa de los derechos y la vida de muchas personas".

"No asumir este presente no parece pertinente. Lo diligente es actuar rápido", agregó el funcionario, para quien "no conocer lo que se está viviendo en Cuba no significa que los dramáticos hechos no se sigan produciendo".

Publicidad

El diplomático consideró "particularmente inusual" que haya objeción a recibir informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como estaba previsto en la agenda de la sesión, aunque no precisó los países o delegaciones que se opusieron a ello.

Según Abdala, "la práctica de rechazar 'informes in voce' ("de viva voz") no debería tener cabida en esta organización", y apuntó que la "asimetría en las miradas internacionales siempre es lesiva para el respeto de los derechos humanos".

Para este miércoles estaba previsto que interviniera la presidenta de la CIDH, Antonia Urrejola Noguera, el relator de la CIDH para Cuba, Edgar Stuardo Ralón Orellana, y el relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión, Pedro Vaca Villareal.

Una fuente diplomática consultada por Efe apuntó que no es inusual que las sesiones del Consejo Permanente sean diferidas por distintas razones, pero declinó a pronunciarse sobre este encuentro.

En su cuenta de Twitter, el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, aseguró que fue "derrotada (una) maniobra anticubana" en la OEA.

"Rechazo de mayoría (de) Estados miembros obligó a la suspensión del Consejo Permanente. (El) Presidente pro Témpore del Consejo admitió (la) derrota mediante (una) carta patética que ofende a Cuba. Agradecemos a (los) países que defendieron (la) dignidad latinoamericana y caribeña", agregó el jefe de la diplomacia cubana, sin más detalles.

Cuba fue escenario el pasado 11 de julio de manifestaciones, en momentos en que el país caribeño está sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad. (I)