Este martes se informó que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, espera visitar “el jueves a más tardar” la ciudad de Miami, Florida, donde 11 personas murieron y 150 personas siguen desaparecidas tras el derrumbe de un edificio en la localidad de Surfside, en el condado de Miami-Dade.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, había dicho el lunes que se han enviado a la zona del suceso recursos de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) y expertos de diversas agencias federales como la Administración de Seguridad y Salud (OSHA) o el FBI trabajan también para ayudar en el rescate y en el análisis de lo ocurrido.

Por causas hasta ahora no determinadas, el ala noreste del edificio Champlain Towers, inaugurado en 1981 y con un total de 136 apartamentos, se derrumbó en segundos a la 01:30 del jueves 24 de junio, cuando sus habitantes dormían.

La mayoría de las víctimas mortales identificadas hasta ahora tenían origen hispano, como muchos de los rescatistas, entre los que hay equipos llegados de otras zonas de EE. UU. y también de países como México e Israel.

El número de desaparecidos por el derrumbe se sitúa ahora en 150, no se sabe si están entre los escombros o no estaban en el lugar en el momento del colapso.

En tanto, las autoridades sí han podido localizar con vida a 136 de los habitantes del lugar. (I)