Bajo el lema “Por España, la democracia y la Constitución” se unieron a reclamar hoy, en Madrid, decenas de miles de personas en oposición al Gobierno de izquierda de Pedro Sánchez.

Según datos del Gobierno, fueron 30.000 manifestantes a la plaza de Cibeles. Los organizadores, en cambio, contabilizaron 700.000 personas.

La manifestación fue apoyada por Vox, el partido político español de ideología ultraconservadora y ultraderechista, además del Partido Popular.

Publicidad

“Estoy aquí para apoyar una movilización contra el peor Gobierno de la historia. Hay un Gobierno al que echar, que ha enfrentado a los españoles, suelta violadores, suelta golpistas”, dijo el líder de Vox, Santiago Abascal.

Santiago Abascal, líder de Vox. Foto: Google

“Diversos ejemplos a lo largo de la historia y, actualmente, la experiencia hispanoamericana nos demuestran que no es necesario un golpe de Estado militar o violento para convertir nuestros sistemas en una mera formalidad democrática, vacía de auténtico contenido. Los regímenes democráticos pueden mutar sin alzamientos militares a populismos colectivistas. Regímenes en los que la separación de poderes, el imperio de la ley, los derechos fundamentales o la libertad de empresa se convierten en meras caricaturas”, decía el manifiesto leído este sábado.

La manifestación tuvo lugar después de que el Gobierno derogara el delito de sedición, principal cargo por el que la justicia española condenó a nueve líderes separatistas catalanes por su papel en el intento fallido de independencia de la región en 2017.

Publicidad

El delito fue reemplazado por otro con una pena de prisión menor. La oposición de derechas quiere revertir la medida cuando vuelva al poder.

El Gobierno de Sánchez, que carece de mayoría parlamentaria, se ha visto obligado a negociar con separatistas vascos y catalanes para aprobar proyectos de ley, lo que ha enfurecido a la derecha. (I)