Las regiones del mundo aptas para cultivar café, castañas de cajú (nuez de la India, marañón o anacardo) y aguacates (palta) cambiarán drásticamente a medida que el mundo se caliente debido al cambio climático, según un nuevo estudio.

Las principales áreas cafetaleras a nivel global -Brasil, Indonesia, Vietnam y Colombia- “disminuirán drásticamente” en alrededor del 50% para 2050.

Los zonas aptas para castañas de cajú y aguacates aumentarán, pero la mayoría estarán lejos de los sitios actuales de producción.

Los autores señalan que deben hacerse mayores esfuerzos para ayudar a los agricultores a adaptarse a estos cambios.

Publicidad

El café es uno de los cultivos más importantes del mundo, no solo como bebida clave, sino también como medio de vida para millones de pequeños agricultores.

Y gracias a las crecientes preferencias de los consumidores en los países más ricos, la demanda de aguacates y castañas de cajú ha aumentado sustancialmente en las últimas décadas.

Si bien la amenaza del cambio climático para el café ha sido bien documentada en los últimos años, hay poca información sobre cómo el aumento de las temperaturas afectará a los aguacates y las castañas de cajú.

Los autores del estudio analizaron cómo el aumento de las temperaturas y los cambios en las tasas de precipitación afectarán a los tres cultivos en los próximos 30 años.

Publicidad

Los investigadores también incorporaron, por primera vez, información sobre las características del suelo.

Reducción “drástica”

El café es el cultivo más susceptible a las altas temperaturas. En aquellos países que representan la mayor parte de la producción mundial de Arábica, la variedad de café dominante, la idoneidad para el cultivo se reducirá a la mitad para 2050, una disminución “drástica”, según el informe.

Algunas áreas clave verán un impacto mayor. En el escenario del aumento más bajo de temperatura modelado a nivel global, habría una reducción del 76% en las áreas más aptas para el café de Brasil. En Colombia se reduciría en un 63%.

Algunas regiones en los extremos norte y sur de las áreas de cultivo actuales se volverán más adecuadas, incluyendo zonas en Argentina, Sudáfrica, China y Nueva Zelanda, entre otras.

Publicidad

GETTY IMAGES Aún con un aumento bajo de temperatura habría una reducción del 76% en las áreas más aptas para el café de Brasil, y del 63% en Colombia para 2050.

Pero esto no significa que estas nuevas regiones puedan reemplazar fácilmente las zonas de cultivo actuales.

“El mensaje clave para aquellos que se encuentran en las principales regiones productoras hoy en día es que los sistemas agrícolas deben adaptarse a las condiciones cambiantes”, señaló el autor principal del estudio, Roman Grüter, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich, en Suiza.

“Si ya se cultiva café en una nueva área donde es posible hacerlo con algunas opciones de manejo, esta producción podría ser más fácil o expandirse, pero esto no significa que serán regiones de cultivo de café perfectas dentro de 10 años o más”.

En el caso de las castañas de cajú, el panorama es diferente. En general, las áreas del mundo que son altamente aptas para el cultivo aumentarán en un 17%.

Publicidad

Sin embargo, en algunos de los países que actualmente dependen de estas castañas como un cultivo comercial clave, las noticias no son buenas. Habrá una pérdida significativa de áreas idóneas en India, mientras que Benín perderá más la mitad de sus áreas adecuadas bajo el aumento de temperatura más bajo modelado.

SEYLLOU En India y Benín se reducirán significatvamente las áreas idóneas para la producción de castañas de cajú.

Para los aguacates, el panorama también es complicado, especialmente en los principales países productores.

México, el mayor productor mundial, verá un gran aumento en las tierras aptas, superior al 80%. Sin embargo, Perú -otro gran productor- perderá alrededor de la mitad de sus áreas aptas bajo el mismo modelo climático.

Si bien el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de lluvia pueden hacer que algunas áreas sean más adecuadas, a los autores les preocupa que la producción de estos cultivos en nuevas regiones pueda generar más desforestación o un aumento de especies invasoras.

“En regiones que podrían volverse más adecuadas para esos cultivos, es importante asegurarse de que no haya impactos ambientales negativos como la deforestación”, afirmó Roman Grüter.

“En todos estos cambios, las partes interesadas, las comunidades locales, tienen que involucrarse en estos procesos de cambio. Debería ser un proceso realmente participativo”.

La experiencia siciliana

Un aumento de la temperatura de alrededor de 1°C en los últimos 30 años ha hecho que los agricultores de Sicilia planten una gama de nuevos cultivos adecuados a condiciones más cálidas.

Uno de ellos es Andrea Passanisi, que cultiva aguacates cerca del monte Etna. Este cambio ha sido muy exitoso para él.

SICILIA AVOCADO El productor de aguacate siciliano Andrea Passanisi dice que el cambio climático está teniendo un impacto significativo.

Sin embargo, a medida que las temperaturas continúan aumentando, las condiciones de crecimiento se volverán más difíciles.

El verdadero cambio climático aquí está en las estaciones”, señaló Passanisi a la BBC.

“Antes hacía frío en noviembre y diciembre, ahora esto sucede en enero o febrero, y eso no es bueno para los aguacates”.

El aumento de los niveles de sequía y las lluvias torrenciales también son un desafío para los agricultores.

“Si cultivas en un terreno que no es apto para el aguacate, no te irá bien”, afirmó el productor siciliano.

“En nuestro caso seguiremos creciendo, ya que tenemos buena tierra, pero no tendremos tanta fruta”.

Si bien las temperaturas cambiantes pueden parecer malas noticias para los productores actuales de estos cultivos, hay acciones que pueden tomarse para reducir el impacto del cambio climático.

GETTY IMAGES México, el mayor productor mundial de aguacate, verá un aumento en tierras aptas superior al 80%. Perú perderá alrededor de la mitad de sus áreas idóneas.

“Es posible que en algunas regiones donde actualmente se cultivan aguacates, el uso de la variabilidad genética de la planta pueda ayudar”, señaló Joaquín Guillermo Ramírez Gil, de la Universidad Nacional de Colombia, que no participó en el estudio.

“Esta especie tiene tres ‘razas’ con diferentes orígenes geográficos, lo que la hace bastante ‘plástica’ para adaptarse a diferentes condiciones climáticas”, agregó.

“También hay adaptaciones locales y nuevas alternativas de manejo como el uso de bioestimulantes y productos basados en nanotecnología para reducir el estrés por condiciones climáticas extremas”.