La fiebre y varias zonas del cuerpo enrojecidas alarmaron a los papás de Matías, quienes corrieron para llevarlo a un hospital. Estando en centro médico el estado de salud se agravó.

Señaló El Universal, que en la clínica “sufrió un paro cardiorrespiratorio. El corazón dejó de latir por unos minutos, pero los médicos lograron estabilizarlo”.

Matías nació en Colombia, tiene 14 años y vive hace una década con su familia en los Estados Unidos.

Publicidad

La salud, a este chico que le atraen el atletismo y la música, se le deterioró a finales de junio pasado.

Lleva, divulgó Semana, “60 días en cuidados intensivos”.

En junio con su familia estaba de vacaciones en Florida, explica El Tiempo. A los días comenzó esta impactante historia.

Publicidad

Matías, a causa de una bacteria, perdió sus manos y sus piernas.

“Tuvo suerte de estar de visita en un hospital”: una picadura de pulga casi mata a un cuidador de mascotas que perdió sus manos y parte de sus pies

Choque tóxico por una bacteria

Al presentarse la emergencia con Matías, “nos dijeron que tenía una neumonía y ya luego nos dijeron que lo teníamos que trasladar de urgencia en helicóptero a otro hospital porque necesitaban equipos más especializados”, contó la madre, citada en El Tiempo.

Publicidad

Cuando tuvo el paro cardiorrespiratorio, los galenos lo reanimaron tras batallar durante siete minutos.

“Internado en un hospital de Nashville”, a Catalina Gutiérrez “le dijeron que su hijo había sufrido una falla multiorgánica y que había que hacerle una terapia ECMO para salvarle la vida”.

Una tía, Ana María, narró para Semana lo que vino: “Fue conectado a la terapia Ecmo, ventilación mecánica y diálisis. Todos estos aparatos lograron salvar su vida, cuando el pronóstico era supremamente reservado”.

La falla cardiaca dejó consecuencias: “sus extremidades no recibieron la suficiente circulación de sangre por un largo tiempo”.

Publicidad

El 30 de junio, señaló Catalina, los galenos dijeron que Matías “tenía el síndrome de choque tóxico, que eso es producido por la bacteria del estreptococo del grupo A. Esta bacteria le entró al torrente sanguíneo y causó la afectación”.

Es muy raro que pase, pero pasa

Catalina Gutiérrez, madre de Matías

En sus días de vacaciones, junto a su hermano menor, Matías estuvo en una playa y en un lago.

Al menos seis niños mueren con la bacteria estreptococo A en Gran Bretaña

¿Cómo contrajo la bacteria?, era la pregunta en la familia.

No se sabe cómo entró a su cuerpo la bacteria estreptococo tipo A, publicó Semana, que recoge unas palabras de la tía: “Al parecer, el ‘bicho’ se tomó sus pulmones, luego pasó al corazón y hubo un ‘choque tóxico’, como lo denominan los médicos en Estados Unidos”.

Se sabe que la bacteria habita en muchas partes, principalmente, en el agua.

Semana

Las amputaciones

Por no recibir el necesario flujo de sangre en sus extremidades, en aquel momento de emergencia, la única opción era la amputación, publicó El Universal.

Dolía la decisión, pero era para salvar la vida de Matías.

El Tiempo reseñó: “Después del día 14 nos dijeron que la pierna derecha estaba comprometida y que había que amputarla (…) Después de la cirugía salimos muy esperanzados, pero en menos de una semana los médicos nos dijeron que la pierna izquierda también estaba comprometida, al igual que las manos”, narró la mujer.

A Matías no le ocultaron información. Sus papás y una psicóloga lo apoyaron.

¿Cómo le dices a tu hijo de 14 años que perderá todas las extremidades?

Catalina Gutiérrez, mamá de Matías

Al hablarle de la primera amputación, la de su pierna derecha, Gutiérrez dijo que respondió: “Ok, mami, todo está bien”, publicó El Tiempo.

Ocho días tocó otra dura noticia: los médicos amputarían su pierna izquierda y las manos.

La madre se llenó de fuerza para apoyarlo y decirle una gran verdad: “Tu familia está contigo”.

Vas tener lo mejor, vas a tener las mejores prótesis, vas a tener prótesis de manos, tú vas a volver a correr, vas a volver a caminar, vas a levantarte y vas a ser una persona independiente…

Madre de Matías

El jovencito rompió a llorar. La madre lo dejó y luego, reseñó El Tiempo, escuchó su reacción: “¿Por qué me pasa esto a mí? Si yo he sido un niño bueno y nunca le he hecho daño a nadie…no es justo, un día estaba en unas vacaciones hermosas con mi familia y luego pasa eso ¿ por qué? mami”.

Catalina contestó: “Tú eres un niño extremadamente inteligente y de esta vamos a salir (…)”.

Pasados dos meses, Matías, la familia sigue aferrada a la esperanza. La tía Ana María dijo, citada en Semana, que entre los sueños de su sobrino está ingresar al programa de ingeniería de la Universidad MIT en Massachusetts.

Las terapias y las prometidas prótesis traerán gastos extras. Desde Medellín, Antioquia, “la familia está liderando una campaña para recoger dinero y conocimiento para la recuperación de Matías”.

No se darán por vencidos. Ni él, ni su familia. Catalina describe a su hijo como un niño con gran espíritu y El Tiempo divulgó: “Matías es un niño superdotado, de hecho él está en el programa de niños superdotados desde quinto de primaria”, recordó la progenitora.

Orgullosa de su hijo destacó, además, que “Matías es especial. Antes de que entrara la cirugía de sus amputaciones nos preguntó que cuánto costaban las prótesis, que si eran muy costosas. Aún en su situación, él estaba era pensando en nosotros”.

La historia de este adolescente ha movido corazones. Semana publicó cuán conmovido se mostró el cantante J Balvin: “Matías, (…) buena vibra. Eres un ejemplo de vida. Mucha fuerza, Dios te bendiga, mucha luz. Un abrazo, siempre. Para adelante, guerrero”. (I)

Te recomendamos estas noticias