El inicio de las actividades del nuevo Congreso peruano estuvo marcado por la polémica luego de que la oposición al presidente Pedro Castillo dejó fuera de concurso a la lista oficialista, por tener a una integrante sin grupo parlamentario en el momento de presentar la candidatura. Acción Popular fue el partido que logró ganar la presidencia del Legislativo con la abogada María del Carmen Alva a la cabeza.

Alva, de 54 años y nacida en Lima, en su primer discurso invocó a la unidad y a “deponer los intereses particulares” y destacó la necesidad de buscar consensos en un Congreso fragmentado en nueve fuerzas políticas diferentes y en dialogar con el Ejecutivo.

“Terminemos con el conflicto de poderes”, señaló Alva en referencia al enfrentamiento entre Ejecutivo y Legislativo mantenido durante los últimos cinco años, lo que llevó al país a tener cuatro presidentes en cinco años y dos congresos distintos.

Alva reafirmó su compromiso con el equilibrio de poderes y con la actual Constitución, que se prevé sea el principal caballo de batalla en los próximos meses ante la intención de Castillo y la izquierda de convocar un referendo para promover una nueva Carta Magna y dijo que “al conmemorarse el bicentenario es simbólico que una mujer presida la mesa directiva” del Congreso.

Publicidad

La creación de una nueva Constitución será posible solo si se modifica el artículo 206 del marco legal vigente por medio de una consulta popular.

La presidenta pertenece a Acción Popular desde 2004, pero viene de una familia de figuras políticas reconocidas. Alva es sobrina de Javier Alva Orlandini, segundo vicepresidente del país de 1980 a 1985 y tuvo influencia también del expresidente Fernando Belaúnde Terry, quien gobernó Perú en dos ocasiones, de 1963 a 1968 y de 1980 a 1985.

Alva está casada y es madre de tres hijos, se graduó como abogada por la Universidad de Lima, tiene también una maestría en Gerencia Pública, Seguridad Social y especialización en derecho laboral. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector público, fue asesora legal de la Oficina de Normalización Previsional (ONP) en 2011 y asesora legal en el Ministerio de Trabajo en 2016, recoge el portal Canal N de Perú.

No obstante, Alva recibió críticas por considerar que el gobierno de Manuel Merino, quien gobernó el país apenas del 10 al 15 de noviembre de 2020 tras la declaración de vacancia por incapacidad moral contra el entonces mandatario Martín Vizcarra, fue constitucional y no autoritario. Merino renunció debido a las protestas en su contra que causaron la muerte de dos jóvenes.

La presidenta ocupa la mesa directiva con representantes de cuatro partidos de centroderecha, Lady Camones (Alianza para el Progreso) como primera vicepresidenta, Enrique Wong (Podemos Perú) como segundo vicepresidente y Patricia Chirinos (Avanza País) como tercera vicepresidenta, refiere EFE.

Y aunque no tiene ningún representante del partido fujimorista Fuerza Popular, el apoyo de la bancada de la derechista Keiko Fujimori fue clave para el triunfo de Alva.

Publicidad

La lista vencedora obtuvo 69 votos frente a los 10 que sacó la lista compuesta íntegramente por congresistas del ultraconservador Renovación Popular, mientras que 50 parlamentarios votaron en blanco.

Diez partidos tienen presencia en el nuevo Congreso peruano, cuyos 130 miembros fueron juramentados el viernes. Las mayores bancadas son de Perú Libre (37 escaños) y del partido fujimorista Fuerza Popular (24). El partido de Alva tiene 16. (I)