Este lunes se conoció que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de Perú estimó que a principios de julio tendrá resueltas todas las impugnaciones a las actas de la elección presidencial del pasado domingo.

De acuerdo con el escrutinio, Pedro Castillo será el nuevo presidente de Perú por los próximos cinco años, sin embargo, el apretado margen de victoria (menos de 50 mil votos de 18,5 millones de votos válidos) sobre Keiko Fujimori ha hecho que ella impugne cientos de actas para tratar de anular 200 mil votos.

Según el diario peruano El Comercio, el partido de Fujimori, Fuerza Popular, ha impugnado 942 mesas de votación, mientras que el partido de Castillo, Perú Libre, impugnó 148. Sin embargo, resalta que solo 270 de esos fueron presentadas en el plazo legal, hasta el miércoles pasado. Por eso, analistas dicen que alrededor del 80% serán desestimados.

En tanto, el escritor y Nobel peruano Mario Vargas Llosa instó el domingo a sus compatriotas a esperar que el JNE dilucide las discrepancias que se presentan en su país tras el balotaje del pasado 6 de junio y remarcó que “la palabra fraude es muy peligrosa” en este contexto.

Publicidad

Esto, en referencia al uso que Fujimori y sus seguidores le han dado a esta palabra los últimos días.

Perú afronta una gran división tras la segunda vuelta electoral del pasado 6 de junio.

Vargas Llosa también salió al paso de la polémica suscitada por una llamada telefónica que recibió del presidente de Perú, Francisco Sagasti y negó que éste haya tenido alguna intervención “indebida” al llamarlo para hablar sobre la situación en su país, recoge Efe.

“El presidente no intentó influir sobre mi en absoluto para que yo pidiera a la señora Fujimori que aceptara el resultado electoral”, dijo categórico en respuesta a versiones difundidas por el propio fujimorismo sobre la actuación del gobernante.

Detalló que Sagasti “estaba muy preocupado por el clima de exacerbación que notaba en las calles del Perú” y le “propuso intervenciones con los dos candidatos para que apaciguaran un poco el clima existente”.

Eso mismo afirmó también el presidente.

Publicidad

El escritor reveló que le respondió que no podía intervenir porque él está “claramente a favor de la señora Fujimori”, una posición que el mandatario “aceptó”.

Vargas Llosa también enfatizó que en su país “muchas personas” que son fujimoristas e incluso antifujimoristas de “siempre”, como en su caso, apoyan a Fujimori porque no quieren “que ocurra la catástrofe que sería un gobierno del señor Castillo”.

Consideró que el candidato izquierdista y el fundador del partido Perú Libre, Vladimir Cerrón, “proponen cosas disparatadas y absurdas” sobre el manejo del país y su economía.

“Si este candidato sube a la presidencia, la catástrofe que van a soportar todos los peruanos será inconmensurable y tendrá mucho que ver con la que vive Venezuela”, enfatizó.

Pese a la crispación, Vargas Llosa aseguró que una vez que el organismo proclame al ganador “indudablemente” va “a reconocer el resultado”. (I)