El 11,6% de los uruguayos quedó bajo la línea de pobreza al cabo de 2020, lo que implica un incremento en la cifra por cuarto año consecutivo, según un reporte del estatal Instituto Nacional de Estadísticas (INE) difundido este jueves.

La cifra implica que 116 personas de cada 1.000 “no superan el ingreso mínimo para cubrir las necesidades básicas alimentarias y no alimentarias” consideradas en la encuesta.

En cuanto a la indigencia, el indicador se ubicó en el 0,4% de la población, también por encima de 2019, cuando alcazaba al 0,2%.

El monto de la canasta básica que se tiene en cuenta para establecer el umbral de pobreza varía según la persona viva en Montevideo, el interior urbano o el interior rural.

Publicidad

En la capital del país, el umbral de ingreso para considerar pobre a un hogar unipersonal es 14.499 pesos (unos $340), y el de un hogar de tres individuos es de 37.198 ($870).

Aumenta la pobreza extrema en América Latina

En el área rural, la cifra estimada para que una persona que vive sola sea considerada pobre es de 6.442 pesos ($147).

El porcentaje marca un aumento por cuarto año consecutivo: en 2019 el dato fue de 8,8%; en 2018, 8,1%; y en 2017, 7,9%. Aunque la estimación más reciente muestra un incremento más significativo.

No obstante, el INE señala que los resultados de 2020 “no son estrictamente comparables” con los de años anteriores, ya que debido a la pandemia la encuesta no se realizó de modo presencial.

Como en gran parte del mundo, en Uruguay el año pasado estuvo marcado por las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria y las medidas tomadas para contener los contagios, pese a que no se impuso en el país una cuarentena obligatoria.

La economía uruguaya cayó 5,9% en 2020, según informó el miércoles el Banco Central. El número marca la peor caída del indicador desde el 2002, el año de la última gran crisis económica que vivió el país sudamericano. (I)