La pequeña localidad de Uvalde quedó marcada, desde el último miércoles su población, mayoritariamente hispana y situada cerca de la frontera con México, está conmocionada por la matanza en una escuela perpetrada por un adolescente de 18 años.

Dos profesoras y 19 niños muertos fue el saldo de la incursión de Salvador Ramos, quien había comprado un fúsil legalmente.

Ramos fue víctima de bullying en la escuela, aunque abandonó los estudios secundarios y tenía dificultades en su hogar, situación que se repite en hechos anteriores donde también los autores realizaron ataques a escolares.

Salvador Ramos entró cargando un rifle y con chaleco antibalas: Así ocurrió el tiroteo en la escuela de Uvalde en Texas donde el atacante fue liquidado por un policía fronterizo

La prima de Ramos, Mia, le dijo a The Washington Post que cuando Ramos era más pequeño se burlaban de él por un impedimento del habla, que lo hacía tartamudear y cecear, y que por eso le decía a su abuela que quería dejar de asistir a clases.

Publicidad

El atacante había publicado en redes sociales fotografías con municiones y armas. Foto: AFP

Stephen García, otrora amigo de Ramos, confirmó que el ‘bullying’ era un problema. “Lo acosaban mucho, mucha gente lo hostigaba”, declaró García al Post.

También hubo reportes de peleas entre Ramos y su madre, quien consumía drogas, según vecinos. Los enfrentamientos entre madre e hijo fueron lo suficientemente graves como para que acudiera la policía, dijeron.

¿Qué perfil esconden los jóvenes que tirotean las escuelas de EE. UU.?

El miércoles el gobernador de Texas, Greg Abbott, reveló que el atacante publicó mensajes en la red social Facebook donde iba anunciando lo que iba a acometer. Sin embargo, Andy Stone, de Comunicaciones de Meta, aclaró que esos mensajes a los que describió la autoridad eran mensajes privados que se descubrieron después de que ocurrieron los hechos. “Estamos cooperando estrechamente con las fuerzas del orden público en su investigación en curso”.

¿Qué lista de ‘pendientes’ tenía Salvador Ramos?

Si bien era una persona reservada, se ha ido descubriendo mensajes donde Ramos insinuaba que ‘preparaba’ una situación armas y municiones. Una chica de Alemania con la que habla en las últimas semanas contó que le había comentado que había recibido un paquete de munición y le explicó cómo las balas actuarían al estar en contacto con una persona, según detalló CNN.

Publicidad

Horas antes del ataque le había escrito a una usuaria de Instagram le dijo que tenía un pequeño secreto aunque antes la había etiquetado en una historia con dos armas.

Policía de Texas enfrenta críticas tras el tiroteo en una escuela que dejó 21 muertos

Estos fueron los tres mensajes privados que envió Ramos el día de la masacre:

  • “Voy a hacerle algo ahora mismo” (refiriéndose a su abuela)
  • “Le acabo de disparar a mi abuela en la cabeza”
  • “Voy a llenar de balas una escuela primaria ahora mismo”
En Uvalde, Texas, 19 niños y dos profesores fueron asesinados el pasado miércoles. Foto: AFP

Según detalló el portal CNN, Ramos le envío los mensajes a la adolescente que conoció en línea y le había dicho también tenía un problema con su abuela por estar con una operadora sobre su teléfono.

La primera víctima de Ramos fue su abuela, a quien disparó en la cara. La mujer de 66 años pudo llamar a la policía y fue trasladada en avión en estado crítico a un hospital en las cercanías de San Antonio.

Publicidad

El abuelo de Ramos, Rolando Reyes, de 73 años, expresó su dolor por las familias en duelo.

“Lo siento mucho y tengo mucho dolor porque muchos de esos niños son nietos de amigos míos”, dijo a CBS News.

El tiroteo de Uvalde fue el incidente más mortífero desde la matanza en la escuela Sandy Hook de 2012 en Connecticut, en la que murieron 20 niños y seis adultos. (I)