Un hilo en Twitter sirvió para que Trinity (@trinityallie), una joven de San Petersburgo, Florida, compartiera con el mundo un acto de valentía por parte del barman de un negocio local, donde ella se encontraba con una amiga.

Durante la noche del 13 de junio de este año, las chicas fueron acosadas por otro cliente del lugar. Ante la incómoda escena, Max Gutiérrez encontró una sutil forma de ofrecer ayuda.

Más de la mitad de menores que bloquearon a acosadores en redes sociales volvieron a ser contactados por ellos, indica estudio

Guitérrez le entregó una nota disfrazada de la cuenta, en donde escribió un mensaje de alerta para Trinity y su amiga: “Si este hombre te está molestando, acomódate la cola del cabello en tu otro hombro, y yo lo sacaré de aquí. Me está poniendo los nervios de punta”.

Acto seguido, Max se dirigió al hombre y le pidió que no molestara más a las muchachas, y ante el caso omiso del acosador, procedieron a echarlo del establecimiento.

"Los 'deepfake' porno de los que fui víctima siguen provocándome pesadillas"

El tuit se hizo viral al poco tiempo, convirtiendo al colaborador del local en un auténtico héroe y demostrando que, si se presta más atención al entorno, se podría ayudar a quien esté en aprietos. Así lo aseguran varios comentarios a favor del acto, que suman más de 250.000 interacciones en la red social.

En la publicación, la joven explica que lo hizo posar para publicar la historia. (I)