En un evento dedicado a las madres norcoreanas, Kim Jong-Un destacó el “papel central” que desempeñan estas mujeres al “soportar la pesada carga de dar continuidad a los verdaderos valores y naturaleza” del país, según recoge la agencia estatal KCNA.

No es un acto inusual para el líder de Corea del Norte, quien ya ha llorado públicamente en diferentes años de su mandato, como una manera de pedir perdón a sus compatriotas por la complicada situación económica.

Las madres son “la poderosa fuerza motor que ha cimentado de forma sostenida la lucha de todo un pueblo para lograr el respeto y la prosperidad”, afirmó el dictador norcoreano en la V Conferencia Nacional de Madres, celebrada en Pionyang en la víspera.

Publicidad

Kim Jong-un, llamó a tomar medidas para prevenir el descenso de la natalidad y para apoyar a las madres del país, que se cree que se ha visto afectado por una crisis alimentaria a raíz de la pandemia.

Kim también se refirió al “problema que supone prevenir una disminución de la tasa de natalidad” y “proporcionar un buen cuidado y educación a los niños”, asuntos que “deben resolverse trabajando junto a las madres”.

Aunque no existen cifras oficiales de natalidad en Corea del Norte, el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) calcula que la tasa de fertilidad más reciente del país asciende a 1,8 hijos por mujer.

Publicidad

Este organismo estima que la tasa viene cayendo de forma sostenida en Corea del Norte durante las últimas décadas, aunque en su caso el indicador está por encima de países vecinos como Corea del Sur o Japón, afectados por un acelerado envejecimiento demográfico.

Corea del Norte se ha visto afectada por una carestía alimentaria a raíz del blindaje de las fronteras del país por la pandemia de coronavirus y por una serie de malas cosechas y condiciones meteorológicas desfavorables, según observadores del país.

Publicidad

Se cree no obstante que la situación alimentaria habría mejorado con la reapertura progresiva del comercio con China durante los últimos meses. (I)