Un atroz suceso se registró en el municipio Guaicaipuro del estado Miranda, Venezuela, cuando una joven de 22 años confesó a la policía que roció de gasolina a su propia madre y la prendió en fuego.

Como Faibelth Susej Manco Méndez quedó identificada la joven que está detenida y será presentada ante el Ministerio Público para ser imputada por el asesinato de su madre, de quien aseguró lo hizo por rencor ante el maltrato que recibió en su infancia.

Su esposo la quema viva en su habitación por no concebir a un hijo varón: Así lograron hacer justicia sus dos hijas

Quema viva a su madre enferma en cama y simuló su inocencia

Manco Méndez sufrió un ataque de ira luego de que su madre, Belki Yajaira Méndez García, de 58 años, se orinara, debido a una enfermedad degenerativa que padecía y la cual la mantenía en una cama, publicó El Pitazo.

Al momento en que su progenitora se orinó, Faibelth tomó un galón de gasolina, lo vació encima de su madre y le prendió fuego. Como pudo, desesperada Belki se lanzó de la cama y comenzó a dar vueltas en el suelo hasta que logró apagar las llamas.

Publicidad

La joven tomó a su madre y la volvió a acostar en la cama mientras ella había perdido el conocimiento. Tomó unas tijeras y le cortó las partes de la piel que sufrieron quemaduras, le cambió la ropa y huyó de la vivienda que compartía con la señora.

El 6 de agosto, al otro día del ataque, Faibelth llegó a la casa y simuló sorprenderse con el hallazgo, avisó a la familia, vecinos y a funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

Luego de las investigaciones por parte de los funcionarios, se dieron cuenta de las incongruencias de la versión de Faibelth. Además, su padre, el exesposo de la víctima, declaró que días antes le entregó el mismo recipiente de gasolina a su hija, el cual fue encontrado vacío en la escena del crimen.

Al intensificar el interrogatorio a Manco Méndez confesó su crimen y contó que no quería cuidarla durante su enfermedad por los maltratos que sufrió de parte de su progenitora en la infancia y adolescencia. (I)

Te recomendamos estas noticias