Este lunes se dio la ansiada primera reunión entre el presidente de Colombia, Iván Duque, y el llamado Comité del Paro, para tratar de conciliar posiciones tras dos semanas de protestas que han dejado como resultado un Gobierno debilitado, 27 fallecidos -oficialmente-, heridos y desaparecidos. Así como destrucción a la propiedad pública.

Duque mencionó en la tarde que esta cita en el palacio presidencial Casa de Nariño fue el inicio de un diálogo. Esto, mientras se realizaban nuevas manifestaciones en varias ciudades del país, sin novedades de actos de violencia.

Duque, la vicepresidenta Marta Lucía Armijos y el comisionado de paz, Miguel Ceballos, lideraron la charla por parte del Ejecutivo. Mientras que del otro lado estaban líderes sindicales y de más sectores vinculados a la protesta, según el diario colombiano El Tiempo.

El Gobierno ha planteado abordar seis temas: vacunación, reactivación segura, acabar con la violencia, protección a los más vulnerables, estabilizar las finanzas públicas y matrícula cero. Pero los manifestantes ya tienen un pliego de emergencia que comparte algunos objetivos con los del Gobierno, pero también están otros como retirar la reforma de salud, suspender las fumigaciones con glifosato, derogar un decreto que establece el piso de protección social.

Publicidad

También los términos de este acercamiento no coinciden, puesto que el Gobierno lo ve como un diálogo y los líderes del paro quieren que sea una negociación.

Duque ha mencionado que rechaza todos los bloqueos y que esto está afectando el empleo de muchas personas, especialmente cuando recién se están reactivando los comercios, golpeados por la pandemia.

Respecto a las denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad, el mandatario mencionó que es probable que se haya cometido alguna violación y que esta deberá sancionarse de acuerdo con lo estipulado en la ley.

Antes de la reunión, Duque había hecho un viaje en la madrugada a Cali, que es la ciudad epicentro del descontento en estos momentos.

Allí había anunciado un levantamiento de los bloqueos en los accesos a la ciudad, capital del Valle del Cauca; aumento de pie de fuerza de la ciudad y una petición a la guardia indígena para que regrese a sus resguardos. Se aclaró que el despliegue no es para confrontar, sino para evitar que los bloqueos afecten los derechos de los demás.

Esto, luego de que durante el fin de semana, especialmente el domingo, se dieran enfrentamientos entre habitantes de barrios de Cali e indígenas que entraban a la ciudad para protestar.

Publicidad

El alcalde de Cali, Jorge Ospina, ha mencionado que el domingo los indígenas respondieron a disparos de algunas zonas y se está buscando a quienes fueron los que usaron las armas, que han dejado a nueve nativos heridos, según la revista Semana.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su “profunda preocupación” a los indígenas. Amnistía Internacional también rechazo lo ocurrido.

Ospina ha pedido al presidente y a los líderes del paro encontrar una solución lo más rápido posible para detener la violencia.

Mientras tanto, las autoridades colombianas siguen buscando a 168 personas que fueron reportadas como desaparecidas durante las manifestaciones, según EFE.

Así lo informaron la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo, que en un comunicado conjunto detallaron que fue activado el “mecanismo de búsqueda urgente” para hallar a las personas que aparecen en el reporte, según EFE.

“En ese sentido, es importante aclarar que de recaudar elementos materiales probatorios que infieran la comisión del delito de desaparición, la Fiscalía iniciará de oficio la investigación penal conforme a sus competencias”, agregó la información.

Igualmente han sido encontradas 227 personas que habían sido reportadas como desaparecidas, mientras que 153 solicitudes de búsqueda fueron regresadas “a sus peticionarios por falta de información suficiente y se declararán infundadas, teniendo en cuenta que no permiten tener un mínimo de datos como partidor de búsqueda”.

Las movilizaciones comenzaron en contra de la ya retirada reforma tributaria del Gobierno del presidente Duque, pero continúan contra un intento de reformar la salud, la brutalidad policial y la compleja situación de inseguridad.

La ONG Temblores y del Instituto de Estudios para la Paz (Indepaz) han documentado 47 víctimas mortales -cifra no oficial-, 1.876 casos de uso abusivo de la fuerza, al menos 28 víctimas de agresión ocular, 278 heridos y 963 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes, así como casos de violencia sexual contra 12 personas. (I)