Ya son seis las personas muertas por la decena de incendios que devastan el sur y oeste de Turquía, después de que las autoridades turcas confirmaran este sábado la muerte de dos bomberos que quedaron atrapados ayer en su camión cisterna en la provincia meridional de Antalyaen.

Las llamas atraparon ayer por la tarde un camión de bomberos con cuatro trabajadores en el municipio de Manavgat, donde desde el miércoles se expande un incendio que ha destruido grandes extensiones de bosques y terrenos agrícolas.

Dos bomberos no lograron salir del vehículo, mientras que otros dos consiguieron salir y resultaron heridos, y siguen hoy ingresados en el hospital, aunque se prevé que serán dados de alta en breve, informa el diario turco Hürriyet.

Los cuerpos sin vida de los dos bomberos atrapados fueron encontrados hoy en el vehículo, con lo que sube a seis el número de víctimas mortales en Turquía, cinco de ellas registradas en Manavgat, según un recuento de la agencia turca Anadolu.

Las autoridades confirmaron este sábado la muerte de dos bomberos atrapados en su camión cisterna. Foto: pexels

Los incendios afectan toda la costa mediterránea de Turquía, desde Hatay en la frontera siria hasta las provincias costeras del mar Egeo, con focos en las zonas turísticas de Marmaris y Bodrum.

Hoy las autoridades tuvieron que cerrar al tráfico brevemente la carretera entre Marmaris y Datça, un popular destino de veraneo; y en Bodrum, las llamas se han acercado a 150 metros de la ciudad, informa el diario Hürriyet.

Las altas temperaturas en el Mediterráneo oriental, que se acercan a los 40 grados en el sur de Turquía y que continuarán o incluso subirán en los próximos días, facilitan la expansión de los incendios.

La oposición ha reprochado al Gobierno la falta de medidas preventivas y la escasez de aviones cisterna, suplida en parte por aeronaves de Rusia y Ucrania que ayudan en las labores de extinción. (I)