El 12 de abril de 1961 se marcaba un hito en la historia de la humanidad: el hombre alcanzaba el espacio.

El encargado de la hazaña fue el cosmonauta ruso Yuri Alekseyvich Gagarin, quien daba un gran salto para la ciencia de la entonces Unión Soviética durante la llamada Guerra Fría con Estados Unidos.

Además de mostrar su superioridad en la tecnología con esto, se marcó algo que seis décadas después se ve como el primer paso en una historia que ahora está atenta a cuándo el hombre podría llegar al planeta Marte.

El cosmonauta tenía 27 años cuando subió al cielo en el módulo Vostok-1, que estaba en la punta del cohete R-7 Semyorka, que medía 30,84 metros y pesaba 4,7 toneladas. Despegó desde el cosmódromo soviético de Baykonur.

Publicidad

Gagarin fue el primer humano en el espacio y el primero en completar una órbita alrededor de la Tierra. Tras terminar la hazaña en 108 minutos comenzó a caer desde 7 km.

En su descenso en el Vostok-1 salió despedido de la cápsula para aterrizar en paracaídas en un campo del sur de Rusia, recuerda National Geographic.

Ese viaje cambió la historia de la aeronáutica y le dio un vuelco a la carrera espacial, provocando que Estados Unidos comenzara a invertir millones para superar lo hecho por los soviéticos, lo cual no haría sino hasta 1969, al llegar a la Luna.

Gagarin se convirtió en una estrella mundial y un ícono de los avances comunistas; sin embargo, murió joven, a los 34 años, en un vuelo de entrenamiento en un MiG-15, el 27 de marzo de 1968.

Ilustración de las herramientas usadas para lograr salir al espacio. Foto: EFE

Un gran avance y una fiesta

Fausto Freire, doctor en Dinámica en Sistemas Mecatrónicos y profesor en la universidad UTE, donde es el coordinador del Programa Satelital UTE —que lanzó dos nanosatélites de este centro educativo (2017 y 2019) junto con la Universidad Estatal del Suroeste de Rusia (Uesor) y con el apoyo de la agencia espacial rusa Roskosmos—, dice que este fue un gran logro de la humanidad, porque quizá estemos destinados a colonizar planetas y vivir en otros ambientes, en sistemas solares similares al nuestro.

“Yo pienso que el futuro de la humanidad está fuera del planeta Tierra, y ese fue uno de los primeros pasos que dio para poder cumplir el sueño de llegar a otros planetas. Uno ve las noticias actuales y nos llegan reportes de Marte, Saturno, Urano, de todos los satélites, sistemas, de las naves que están orbitando los diferentes planetas, investigando y enviando información para ver qué se puede hacer”, comenta Freire, quien agrega que lo de Gagarin fue el hecho que le permitió a la humanidad saber que sí se puede salir al espacio y mantenerse vivo pese a las dificultades técnicas y físicas que representa.

Publicidad

Freire justamente estudió su grado (ingeniería en sistemas), maestría en ciencias y el doctorado en Rusia, aunque la primera vez que fue —a fines de la década de 1980— aún era parte de la Unión Soviética. Por eso, comenta que es una fiesta nacional en Rusia y en todo lugar se festeja; se hacen desfiles, concursos y charlas. Es un logro del pueblo ruso y lo festejan por todo lo alto.

Eso lo reafirma, en un comunicado, el embajador de Rusia en Ecuador, Vladimir Sprinchan, quien comenta que cada 12 de abril se colocan flores en los monumentos de Gagarin, y en las escuelas y universidades se celebra la Fiesta de la Cosmonáutica. Además, este año Rusia realizará eventos, en línea y presenciales. En el primer grupo está una exposición de 20 fotografías que se pueden ver desde cualquier parte del mundo por internet.

Además, desde la embajada en Ecuador también se presenta un muestra fotográfica en línea.

“Este cosmonauta fue el primer ser humano en contemplar la Tierra desde el espacio. Hoy en día no solo Rusia, sino todo el mundo conmemora esta hazaña soviética y no permite a algunos actores reescribir la historia según sus motivos o coyuntura política. A pesar de que en la historia popular de algunos países, Estados Unidos se convirtió en el ganador de la carrera espacial frente a la Unión Soviética, los verdaderos pioneros de la exploración espacial fueron los cosmonautas soviéticos, y gran parte de los avances que hoy se usan en la Estación Espacial Internacional (EEI) se deben a los conocimientos y las innovaciones de la Unión Soviética”, afirmaron desde la embajada, que resalta también como pruebas el lanzamiento del primer satélite (Sputnik 1 en 1957) o la primera estación orbital (Sailut 1 en 1971).

Antes de lanzar a Gagarin, los soviéticos tuvieron un largo programa de canes en el espacio. Primero, en 1957, lanzaron en el Sputnik 2 a la perra Laika, que lamentablemente murió por las exigencias físicas y porque no se podía recuperla. Mientras que en 1960 se lanzó a Belka y Strelka en el Sputnik V, que logró orbitar la Tierra y volver.

También iniciaron el objetivo lunar, pero aunque lograron que sondas llegaran al satélite terrestre, al final los astronautas estadounidenses fueron los primeros en pisar la Luna.

Inicios de una figura

Gagarin creció en una familia modesta y era un adolescente cuando en la Segunda Guerra Mundial un avión soviético fue derribado cerca de la zona en que vivía; él y sus amigos rescataron al piloto y lo escondieron de las tropas nazis que habían ocupado la zona.

Era hijo de un carpintero y una campesina, y al crecer se formó en metalurgia antes de entrar a la fuerza aérea, en la que llegó a ser coronel. Por eso lo identificaban como un héroe popular y recibió honores soviéticos y en otros países. Incluso tiene una estatua en el Real Observatorio de Greenwich, en Londres.

En 2011, las Naciones Unidas declararon el 12 de abril como el Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados, por el logro que significó. (I)