Este miércoles el Gobierno colombiano ofreció una recompensa de 500 millones de pesos (alrededor de 135.000 dólares) por los responsables del atentado terrorista con un carro bomba que ayer dejó 36 heridos en una brigada militar en la ciudad de Cúcuta, limítrofe con Venezuela.

“Se ha dispuesto de una recompensa de 500 millones de pesos para dar con los autores materiales e intelectuales de este acto”, dijo el presidente colombiano, Iván Duque, quien anoche visitó la sede de la Trigésima Brigada del Ejército, donde fue perpetrado el atentado.

Según dijo ayer el ministro de Defensa, Diego Molano, una camioneta blanca cargada con explosivos entró a la instalación militar con dos hombres que supuestamente suplantaron a funcionarios públicos, y poco después ocurrieron dos explosiones.

Sin embargo, el fiscal general, Francisco Barbosa, informó hoy que una sola persona ingresó en el vehículo y se estacionó por un poco más de dos horas en la brigada hasta que ocurrió la primera explosión.

Publicidad

“Una vez esta persona ingresó, parqueó el vehículo en un lugar y lo mantuvo hasta las 2.45 (de la tarde); repito, de las 12.35 a las 2.45 estuvo la camioneta parqueada. Posteriormente, este sujeto sale de la sede militar (...) y a las 3.01 se produce la primera explosión después de que mueven el vehículo”, dijo Barbosa en una rueda de prensa.

En la unidad atacada había un pequeño grupo de militares estadounidenses que no sufrieron daños, según la embajada de ese país.

En ese sentido, el presidente Duque también anunció la creación de un grupo especial de criminalística con el apoyo del FBI de Estados Unidos que se encargará de la investigación.

Según la información del Ministerio de Defensa, la primera hipótesis sobre el atentado apunta a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), aunque también se investiga si en el hecho están involucradas las disidencias de las FARC.

En el departamento de Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta, hay fuerte presencia del ELN, de las disidencias de las FARC y otros grupos criminales que se disputan el control de las siembras de coca y de las rutas del narcotráfico.

“En el departamento y en la ciudad de Cúcuta vamos a duplicar los puntos de control de vigilancia, también de requisa y de monitoreo”, explicó Duque sobre las medidas para reforzar la seguridad en la zona.

Las explosiones, que se vieron desde barrios vecinos, afectaron especialmente un área de oficinas que, según algunos militares, estaban vacías ya que parte del personal de la brigada, adscrita a la Segunda División del Ejército, está en cuarentena por la pandemia de coronavirus.

La forma como fue perpetrado el atentado es similar al cometido el 17 de enero de 2019 por el ELN, que hizo explotar un carro bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá, en el que murieron 22 cadetes, entre ellos una ecuatoriana, y otras 67 personas resultaron heridas. (I)