Florida registró 21.638 casos nuevos de COVID-19 este sábado, la cifra más alta desde que se inició la pandemia en marzo de 2020, según informó el Departamento de Salud del estado a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El récord diario anterior estaba en los 19.334 casos anunciados el 7 de enero de 2021, el peor mes de toda la pandemia en Florida, que actualmente es el epicentro de la enfermedad en EE. UU.

El promedio de casos nuevos diarios confirmados en Florida en los últimos siete días es de 15.818.

Este viernes se conoció que durante la semana del 23 al 29 de julio hubo un total de 108 muertes y 110.400 nuevos contagiados, frente a los 73.196 registrados la semana previa.

Publicidad

La tasa de positividad está en 18,1 %, cuando la semana pasada era de 15,3 %.

Los hospitales del estado empiezan a estar atestados de enfermos de COVID-19, que en su inmensa mayoría (más del 90 %) no están vacunados, y muchos de los grandes centros médicos han empezado a prohibir las visitas y a postergar las operaciones no urgentes.

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, conocido por su oposición a la política de los CDC y del epidemiólogo Anthony Fauci, al que acusa de querer imponer una “distopia”, no ha tomado medida alguna para hacer frente al repunte de la pandemia en el estado.

La gente camina cerca de un centro de vacunación sin cita previa contra COVID-19, en Overtown, Miami, Florida, Estados Unidos, 14 de junio de 2021. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH/Archivo Foto: EFE

Incluso se ha mostrado contrario a la decisión de los CDC de recomendar el uso de la mascarilla en lugares cerrados, lo que incluye a los no vacunados, y este vienes emitió un decreto para que las escuelas no puedan obligar a los niños a usar tapabocas cuando reabran en agosto.

De acuerdo con el decreto, serán los padres los que decidan si sus hijos van a la escuela con mascarilla.

“No habrá cierres, no habrá cierres de escuelas. No habrá restricciones ni mandatos en el estado de Florida. Los floridanos han tenido y seguirán siendo libres de elegir lo mejor para ellos y sus familias”, señaló DeSantis este viernes.

Publicidad

Desde que se inició la pandemia, en Florida nunca ha sido obligatorio a nivel estatal el uso de mascarillas, aunque sí ha habido ordenanzas locales para exigir esa medida.

La comisionada de Agricultura de Florida, la demócrata Nikki Fried, expresó este viernes su preocupación por la “dirección” en la que va la pandemia en el estado, donde las autoridades hace tiempo que no informan al público a diario sobre la incidencia del nuevo coronavirus y solo lo hacen semanalmente.

Una mujer recibe una vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19 en un centro de vacunación emergente en la playa, en South Beach, Florida. Foto: AFP

Datos como los 21.638 casos nuevos de hoy se conocen por los informes que el Departamento de Salud de Florida debe enviar a diario a los CDC y que Fried, que tiene acceso a ellos, transmite a los medios.

Detrás del aumento de la incidencia del COVID-19 en Florida está no solo que la tasa de vacunación se ha estancado, sino la expansión de la variante delta, más contagiosa y peligrosa, según señalan los especialistas.

La variante delta representaba al menos el 83 % de los casos de COVID-19 a nivel nacional, estimaron los CDC la semana pasada. (I)