Cuando se va acortando el plazo para la caída estimada del cohete chino que va cayendo a la atmósfera terráquea de manera descontrolada, las agencia aeronáuticas de diversos países van entregando coordenadas y tiempos para tranquilizar al mundo.

Las autoridades de la NASA aseguran que van siguiendo paso a paso la caída de la enorme mole de 21 toneladas de peso. Los funcionarios chinos, causantes de esta incertidumbre, entre tanto, afirman que el cohete Long March 5B se desintegrará mayormente al ingresar a la atmósfera, por lo que no hay que preocuparse. Ya en anteriores ocasiones se han desperdigado partes de menos de 10 centímetros, lo que no afectaría a ningún humano, afirman.

La agencia rusa es la que siente más certezas del sitio y la hora de ingreso del cohete que sirvió a China para enviar, el pasado 29 de abril, el módulo central que podrán conformar una estación espacial en un futuro próximo. Dmitri Rogozin, jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, publicó este sábado las coordenadas aproximadas del lugar donde caerá el cohete chino, informa Russia Today. Según el alto funcionario, el aparato caerá al océano Pacífico en algún lugar al este de Nueva Zelanda.

Rogozin en su cuenta Twitter escribió: “El intervalo de la entrada prevista a la atmósfera para las 23:34 GMT (desde las 04:34 de Ecuador) del domingo 9 de mayo hasta las 05:28 GMT (10:28 de Ecuador)”.

Publicidad

“La llamada mediana —una media en el intervalo de probabilidades— es un punto en el océano Pacífico al este de Nueva Zelanda, a las 05:54 (02:54 GMT) el 9 de mayo (07:54 hora de Ecuador)”, agregó.

Por qué se descontroló

China no ha informado qué paso para que tras un exitoso envío del Long March al espacio, la etapa central del cohete experimentó dificultades y entró inadvertidamente en la órbita terrestre baja.

“La mayoría de los componentes (del cohete) se quemarán y destruirán al entrar en la atmósfera”, aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin.

“La probabilidad de causar daños a las actividades aéreas o (a las personas, construcciones) en tierra es extremadamente baja”, afirmó durante una conferencia de prensa.

“Dado el tamaño del objeto, es inevitable que quedan grandes trozos”, afirmó Florent Delefie, astrónomo del Observatorio de Paris-PSL.

Pero la probabilidad de un impacto en una zona habitada es “mínima, probablemente menos de una en un millón”, asegura Nicolas Bobrinsky, jefe del departamento de Ingeniería e Innovación de la Agencia Espacial Europea (ESA).

De acuerdo la última previsión entrará en la atmósfera a la 01:59 de España del domingo, con un margen de error no obstante de más menos 7 horas y 45 minutos. “A medida que el cohete vaya perdiendo altura en su órbita elíptica -ahora en el punto más cercano a la Tierra está a 160 kilómetros- se podrá reducir esta incertidumbre”, ha señalado a Efe Jorge Lomba, jefe del departamento de Espacio del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial.

Según los últimos cálculos a partir de observaciones y modelos matemáticos, los restos del cohete que podrían caer a la Tierra lo harían en algún punto de los paralelos 41.(I)