La agencia AFP informó que un segmento del cohete chino Long March 5B se desintegró sobre el mar Arábigo, según datos de la televisión estatal. Sucedió a las 10:24 del domingo.

Según la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China, partes del cohete reingresaron en la atmósfera sobre el océano Índico, al suroeste de la India y Sri Lanka: coordenadas en la longitud 72,47 grados este y la latitud 2,65 grados norte.

Un poco antes, la red social china Weibo reportó datos de la cuenta oficial aeronáutica de China que confirma que el descontrolado cohete Long March 5B CZ5B reentró a la atmósfera a las 02:24 (21:24 de Ecuador). El astrónomo Jonathan McDowell, quien ha estado tuiteando sobre la caída del cohete durante los últimos días, compartió las coordenadas.

Los expertos habían pronosticado su caída en el océano Índico, en la zona cercana a Nueva Zelanda. McDowell estima que cayó en los alrededores de las islas Maldivas.

Publicidad

Él mismo informó, sin embargo que el sitio web de CMS parece estar caído.

La cuenta Spacetrack.org que también ha estado siguiendo la trayectoria del cohete chino detalló que el cohete ha caído al parecer sin provocar mayores problemas.

Expertos creen saber dónde caerá el cohete chino que se espera la madrugada de este domingo

Las principales agencias aeronáuticas del mundo habían estimado la caída este fin de semana. Los más optimistas creían que podría ser en alguno de los océanos debido a que el 70% de la composición del planeta Tierra es agua.

Las probabilidades eran: el océano Atlántico, el Pacífico y por último el océano Índico, pero había alerta en países como Chile o España que creían que podría afectarles la caída si no se calcinaba al ingresar a la atmósfera.

Aunque no se descartaba que pueda ser en una zona habitada, los expertos coincidieron en que el riesgo de que alguien saliera lastimado era “extremadamente improbable” y llamaron a la calma.

Paralelos 41 norte y sur

La única certidumbre es que el objeto se halla en una órbita inclinada de 41 grados respecto al ecuador terrestre, por lo que solo puede caer en la franja comprendida entre las latitudes 41 del hemisferio Norte y Sur, lo que incluye por ejemplo buena parte de América Latina, el sur de Europa y África.

Publicidad

Estados Unidos ha afirmado que no tiene “de momento” planes para derribar el cohete chino Long March 5B, que viaja sin control a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora, dijo el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin.

“De momento, no tenemos planes de derribar el cohete. Esperamos que impacte en un lugar en el que no dañe a nadie, como el océano u otro sitio similar”, apuntó el jefe del Pentágono en rueda de prensa.

La última previsión es que el cohete entre en la atmósfera a las 23:59 GMT del sábado (es decir a las 18:59 de este sábado, de acuerdo a la hora de Ecuador, con un margen de error de más o menos 7 horas y 45 minutos, aunque las estimaciones más certeras sólo se podrán hacer pocas horas antes del reingreso.

Al ser preguntado sobre si EE.UU. tiene capacidad técnica para derribar el cohete en caso de que sea necesario, Austin respondió que tienen capacidad para “hacer muchas cosas”, pero insistió en que de momento no hay planes con respecto al cohete.

Advertencia velada a China

El jefe de la Defensa estadounidense también lanzó una crítica velada a China, al apuntar que quienes operan en el espacio tienen el deber de hacerlo “de manera segura y meditada”.

El Long March 5B, que fue utilizado la pasada semana por China para lanzar al espacio uno de los módulos de su futura estación espacial, tiene una masa estimada que oscila entre las 17 y las 21 toneladas y un tamaño de unos 30 metros, lo que lo convierte en uno de los mayores trozos de escombros en regresar a la atmósfera, de ahí su vigilancia continuada.

De acuerdo con las últimas previsiones, los restos del cohete que podrían caer a la Tierra lo harían en algún punto entre los paralelos 41 norte y sur, con la mayor de las probabilidades en el océano Atlántico, seguido del Pacífico y del Índico.

China ha asegurado con calma que nada pasará. Total ya en el 2020, los restos de otro cohete Larga Marcha impactaron en varias aldeas de Costa de Marfil provocando daños, pero sin dejar heridos.

En 60 años de vuelos espaciales, se registraron unas 6.000 entradas incontroladas en la Tierra de grandes objetos fabricados por el hombre y uno solo alcanzó una persona, sin herirla, según el experto de la ESA Stijn Lemmens.

Según cifras de la NASA de enero de 2020, hay unos 20.000 objetos en la órbita terrestre de tamaños superiores a 10 cm, que son vigilados por radares y telescopios. (I)