Informaciones aparecidas en un libro y que este martes confirmó el actual primer ministro, el laborista Anthony Albanese, Scott Morrison se autonombró ministro de Salud; Finanzas; Industria, Ciencia y Energía y Recursos; Interior y Tesoro sin anunciarlo ni al público ni a los propios ministros de esos ramos, que durante meses compartieron la cartera con él sin saberlo.

Albanese, sucesor de Morrison en el cargo, calificó estos actos en una rueda de prensa en Camberra como un daño “sin precedentes” contra la democracia de su país y acusó a Morrison de ser la “primera apisonadora silenciosa que existe en el mundo” por “operar en secreto y ocultar operaciones del Gobierno al propio pueblo australiano.

“Creo que Scott Morrison tiene que dimitir, y tiene que dejar el Parlamento”, dijo Karen Andrews, quien desconocía que Morrison compartía su cartera cuando se desempeñó como ministra del Interior de Australia, según la cadena pública ABC.

La noticia salió esta semana a la luz durante la promoción de un libro sobre la gestión de Morrison durante la pandemia, en el que se revela que en marzo de 2020, al principio de la primera ola de contagios, el mandatario se arrogó los Ministerios de Salud y Finanzas.

Publicidad

Un año después asumió también la cartera de Industria, Ciencia, Tecnología y Recursos y en mayo de 2021 añadió las dos últimas: Interior y Tesoro.

La maniobra fue posible por la participación del gobernador general de Australia, la figura que representa a la Corona británica en Australia (la jefa de Estado es la reina Isabel II), David Hurley, quien accedió a las peticiones de Morrison de jurar el cargo ante él sin luz ni taquígrafos.

“Medidas extraordinarias”

Por su lado, Morrison, quien actualmente es legislador del Partido Liberal, justificó sus actos a la necesidad de responder con “medidas extraordinarias” a la pandemia de COVID-19, con el fin de dar cara a eventos “inesperados” como la súbita incapacidad de sus ministros, según publicó en Facebook.

En el sistema australiano, los ministros tienen la máxima autoridad en su departamento, por encima del primer ministro, lo que explica la maniobra del exprimer ministro.

Publicidad

Morrison admitió que la decisión de asumir el Ministerio de Recursos no estaba vinculada a la pandemia sino a su oposición a un proyecto gasístico frente a la costa Este australiana.

“No traté de interferir con los ministros en el desempeño de su cartera, ya que no había circunstancias que justificaran su uso, excepto en el caso del Ministerio de Industria, Ciencia, Energía y Recursos”, precisó Morrison al referirse a su veto a ese proyecto.

“Si el entonces primer ministro creía realmente que necesitaba estos poderes adicionales para protegerse en caso de enfermedad de uno de sus ministros, ¿por qué no se lo dijo a los propios ministros? ¿Por qué no se informó a la opinión pública? ¿Por qué se elaboró un plan silencioso al margen del escrutinio parlamentario?”, se preguntó la periodista Patricia Karvelas en un artículo en la ABC.

Se espera que el fiscal general de Australia analice el uso de los poderes extraordinarios por parte de Morrison y entregue un informe a Albanese el próximo 22 de agosto. (I)