Este miércoles el Gobierno de Estados Unidos indicó que apoya la liberación global de patentes de las vacunas contra el coronavirus.

En un sorpresivo anuncio, la Administración del presidente Joe Biden dijo que “se trata de una crisis sanitaria mundial, y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de COVID-19 exigen medidas extraordinarias”.

Por ello, la Casa Blanca dijo que abordará el tema con la Organización Mundial de Comercio (OMC), para ver cómo se pueden negociar los términos de esta cesión de los derechos de propiedad intelectual.

Katherine Tai, representante de Comercio de Estados Unidos, dijo que su país participará en las conversaciones, pero que esto “llevará tiempo dada la naturaleza basada en el consenso de la institución y la complejidad de los temas involucrados”.

Publicidad

“El objetivo es dar tantas vacunas seguras y efectivas a tanta gente como sea posible, y tan rápido como sea posible”, indica el comunicado.

Desde hace meses han surgido voces, incluyendo a líderes mundiales, que piden a Estados Unidos tratar este tema, especialmente porque la oferta actual no puede cubrir la demanda de los inmunizantes, especialmente en los países de pocos recursos.

Sin embargo, eso también es visto como una renuncia a las protecciones de los derechos legales de los fabricantes, por lo que habrá que ver cómo se toma este reciente anuncio en la industria, que anteriormente se ha opuesto a este tipo de medidas argumentando que eso provocará menos inversión en investigaciones en la medicina.

India y Sudáfrica han sido dos países de un bloque que ha pedido públicamente analizar la suspensión temporal de estas patentes por la emergencia mundial.

En concreto, esa propuesta podría incluir unos límites temporales estrictos sobre el periodo en el que las patentes estarían suspendidas, explicó el portavoz de la OMC, Keith Rockwell.

Se espera que esa propuesta sea presentada antes de la próxima reunión del Consejo General de la OMC, el próximo mes de junio.

Publicidad

De acuerdo con la OMC, las patentes de medicamentos duran 20 años. La empresa o laboratorio que patenta y desarrolla un fármaco tiene derecho a venderlo en forma exclusiva durante ese tiempo. Usualmente se gastan alrededor de diez años hasta que esté listo, por lo que el propietario lo vende por diez años más.

Otros países productores como Reino Unido, Suiza, China, Rusia y también la Unión Europea no se han pronunciado aún sobre el tema.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, saludó la “decisión histórica” de Estados Unidos y llamó a avanzar “todos juntos rápidamente, en solidaridad, para aprovechar el ingenio y el compromiso de los científicos que produjeron las vacunas contra el COVID-19 que salvan vidas”, según AFP.

Respuesta de los mercados

Las acciones de farmacéuticas con vacunas contra el COVID-19, como Pfizer y BioNTech, Moderna, Jhonson & Johnson o Novavax, cayeron con fuerza este miércoles tras el anuncio, según EFE.

Inmediatamente después de conocerse la noticia, los títulos de estas empresas se desplomaron en el mercado, aunque luego consiguieron remontar parcialmente desde los mínimos marcados antes del final de la sesión bursátil en Wall Street.

Moderna, que durante la mayor parte de la jornada había registrado ligeros avances, cerró con una caída del 6,19%, mientras que Novavax perdió un 4,94% y la alemana BioNTech se dejó un 3,45%.

Pfizer, aliado del laboratorio germano en la vacuna, también cayó con fuerza en primera instancia, pero logró recuperar el verde y acabó la sesión con un avance mínimo, del 0,05%, lejos de la cotización que había marcado durante buena parte del día.

El grupo estadounidense, precisamente, había dado a conocer la víspera un fuerte aumento de sus beneficios durante el primer trimestre del año gracias a las ventas de la vacuna contra el COVID-19, que ya se ha convertido en su principal fuente de ingresos.

Pfizer obtuvo entre enero y marzo unos 3.500 millones de dólares con su vacuna, y dijo que en el conjunto del año esperaba ingresar unos 26.000 millones de dólares teniendo en cuenta los contratos firmados hasta el momento.

Johnson & Johnson, que también comercializa una vacuna contra el coronavirus y que ya navegaba en rojo durante la sesión, no se vio afectada de la misma forma por el anuncio del Gobierno estadounidense, pero terminó con un retroceso del 0,42%. (I)