El Departamento de Justicia de Estados Unidos pidió el lunes a un tribunal de apelaciones suspender la sentencia de un juez federal de Texas que suspende el uso de la mifespristona, una píldora con la que se realizan más de la mitad de los abortos del país.

“La orden extraordinaria y sin precedentes del tribunal de distrito debe suspenderse a la espera de la apelación”, dijo el departamento en una presentación judicial.

El juez Matthew Kacsmaryk anuló el viernes la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de la mifepristona. “Si entra en vigor, la sentencia de esa corte frustrará el juicio científico de la FDA y perjudicará gravemente a las mujeres”, dijo el Departamento de Justicia en su apelación.

Publicidad

Este daño se sentiría en todo el país, dado que la mifepristona tiene uso legal en todos los Estados”, afirmó. El Departamento de Justicia pidió al Tribunal de Apelación del Quinto Circuito de Estados Unidos que suspenda la orden del juez Kacsmaryk a la espera de una apelación completa.

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, se comprometió la semana pasada a luchar contra el fallo que suspende el uso de la mifepristona, calificándolo como “un paso sin precedentes para quitarles las libertades básicas a las mujeres y poner en riesgo su salud”.

“Es el próximo gran paso hacia la prohibición nacional del aborto que los representantes electos republicanos han prometido convertir en ley en Estados Unidos”, dijo Biden.

Publicidad

Poco después de que el juez de Texas emitiera su decisión, un juez del estado de Washington dictaminó en un caso distinto que se debe preservar el acceso a la mifepristona.

El juez de distrito Thomas Rice sentenció que la mifepristona es “segura y legal” y que la FDA debe preservar su acceso en más de una docena de estados.

Publicidad

A la Suprema Corte

El duelo de opiniones legales, junto con las apelaciones, significa que es casi seguro que el asunto acabe ante la Corte Suprema. El año pasado, el tribunal, dominado por los conservadores, anuló la histórica sentencia Roe v. Wade, que había consagrado el derecho de la mujer al aborto durante medio siglo.

La orden del juez Kacsmaryk se produjo después de que una coalición de grupos antiaborto presentara una demanda para congelar la distribución nacional de mifepristona.

Kacsmaryk, en su fallo, adoptó el lenguaje utilizado por los opositores al aborto, refiriéndose a los proveedores de servicios de interrupción del embarazo como “abortistas” y diciendo que el fármaco se usaba para “matar al ser humano por nacer”.

El juez dijo que el régimen de dos medicamentos resultó en “miles de eventos adversos sufridos por mujeres y niñas”, incluido sangrado intenso y trauma psicológico. Pero la FDA, los investigadores y el fabricante de medicamentos señalan que décadas de experiencia han demostrado que el medicamento es seguro y efectivo cuando se usa según lo indicado.

Publicidad

La mifepristona es uno de los componentes de un régimen de dos fármacos que se puede utilizar en Estados Unidos durante las 10 primeras semanas de embarazo. La FDA calcula que 5,6 millones de estadounidenses lo han utilizado para interrumpir embarazos desde su aprobación. (I)