Una enorme nube de polvo del desierto del Sahara se extiende a lo largo de la costa atlántica, lo que proporcionará a los residentes de Florida puestas de sol brillantes, unidas a terribles alergias, ha alertado la NASA para este fin de semana.

La NASA está monitoreando la nube, que fue barrida de África por fuertes vientos que se arremolinaban en los desiertos de Mali y Mauritania. De acuerdo a Bob Smerberck, de AccuWeather, entrevistado por DailyMail.com la nube golpeará el sur de Florida el viernes.

“Está justo en la puerta (de Florida) en este momento”, dijo Smerberck, quien es el meteorólogo principal. “Se desplazará hacia el norte a través del estado mañana y durante el fin de semana”.

Se espera que la columna de polvo, que viajó casi 8.000 kilómetros a través del océano, disminuya la actividad de la tormenta pero empeore la contaminación del aire, causando problemas a algunas personas con alergias y otros problemas respiratorios, cuyos síntomas, según algunos expertos en salud, podrían imitar a los del COVID-19.

Publicidad

Además, la columna transporta 24 toneladas de partículas de polvo que dispersan más luz en el cielo, produciendo hermosos colores rojo, naranja y rosa en el cielo de los residentes del denominado Estado del Sol. “La arena nos va a dar hermosos atardeceres y amaneceres, pero por otro lado, te dará alergias y problemas respiratorios. Es como un arma de doble filo “, dijo Smerberck.

Cuál es el fenómeno detrás de la densa nube que viaja 10.000 km desde África hasta América

Por esta época el año pasado, otra columna del desierto atravesó el Atlántico que era tan masiva que se ganó el apodo de ‘Godzilla’. “El año pasado fue una de las nubes de polvo más grandes en 50 años y se extiende a las mismas distancias que este año, pero se adentró más en los EE. UU.”, dijo Smerberck.

Al igual que el de junio de 2020, los vientos secos que transportan la nube reciente podrían ayudar a sofocar los sistemas de tormentas al secar el aire tropical húmedo que alimenta el clima turbulento en una ruta muy transitada para los huracanes, dijeron los expertos floridianos.

Algunas partes de la nube rojiza en el Caribe son muy gruesas, según Smerberck, lo que ya está provocando mala visibilidad en islas como Cuba.

La llegada del polvo a Florida fue observada por primera vez en la década de 1950 por Christian Junge, un científico alemán que se dio cuenta de lo que estaba viendo desde su época en el norte de África como meteorólogo de la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial.

Desde entonces, el fenómeno ha sido investigado por un creciente cuerpo de científicos que han estudiado su efecto sobre el clima, el tiempo, la biología marina y la salud humana.

La NASA ha realizado un video para demostrar cómo el polvo del Sahara llega hasta la Amazonía para fertilizarla. Se estima que aproximadamente 182.000 toneladas de polvo del Sahara cruzan a través del océano Atlántico para llegar a América. (I)