Un nuevo estudio señala que el calentamiento causado por el hombre ha llevado a una “pérdida casi completa de estabilidad” en el sistema que impulsa las corrientes del océano Atlántico.

Los científicos advirtieron sobre un debilitamiento de la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC), el cual transporta agua caliente y salada desde los trópicos hasta el norte de Europa y luego envía agua más fría al sur a lo largo del fondo del océano. Se señala que el AMOC puede apagarse abruptamente, causando cambios bruscos de temperatura, y además puede afectar a los sistemas climáticos globales.

El estudio fue publicado el jueves en la revista Nature Climate Change. Se basa en más de un siglo de datos de temperatura y salinidad del océano para mostrar cambios significativos en ocho medidas indirectas de la fuerza de la circulación.

“Si la circulación se detiene, podría traer un frío extremo a Europa y partes de América del Norte, elevar el nivel del mar a lo largo de la costa este de los Estados Unidos”, indica el autor del estudio, Niklas Boers, investigador del Instituto Potsdam para la Ciencia del Impacto Climático en Alemania.

Publicidad

A pesar de que no hay fecha planteada para que ocurra este colapso, expertos como Levke Caesar, físico climático de la Universidad de Maynooth, ha revelado que se deben tomar medidas, ya que las consecuencias de un colapso probablemente serían de gran alcance.

El AMOC es el producto de un gigantesco acto de equilibrio en todo el océano. Esta circulación está en el corazón del sistema climático de la Tierra, desempeñando un papel fundamental en la redistribución del calor y la regulación de los patrones climáticos en todo el mundo.

“Es uno de esos eventos que no debería suceder, y deberíamos hacer todo lo posible para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero lo más rápido posible”, alertó Boers. “Este es un sistema con el que no queremos meternos”.