“Indigno, inmoral y mentiroso” fueron los adjetivos usados por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien este jueves critico el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en la isla, en el que se mencionan torturas, ejecuciones extrajudiciales y otros abusos cometidos.

“Acuden a la infame retórica de siempre para calumniar a una isla heroica que sufre bloqueo (embargo) criminal impuesto por el Gobierno de EE. UU., causando enorme daño al pueblo cubano”, escribió el gobernante en su cuenta en Twitter.

En esa misma red social, el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, rechazó por “engañoso y politizado” el documento publicado el pasado martes y que sirve de guía al Congreso estadounidense al momento de determinar la ayuda exterior para cada país.

El canciller agregó que EE.UU. “no podrá empañar el desempeño mundialmente reconocido de Cuba y sus indicadores de justicia social, respeto y protección a los derechos humanos de nuestra población”.

En la introducción del texto, el secretario de Estado, Antony Blinken, afirmó que las “restricciones” del Gobierno en Cuba siguen vulnerando la libertad de expresión, asociación, religión, creencias y movimiento.

En la sección dedicada a la isla, Washington aseguró que “los funcionarios del Gobierno, por orden de sus superiores, cometieron la mayor parte de los abusos a derechos humanos”, como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y torturas contra disidentes políticos.

EE.UU., que calificó a Cuba de “Estado autoritario”, dijo que “la libertad de prensa prácticamente no existe” en este país y que se “niega” a los cubanos el derecho a formar partidos políticos.

El documento, que también critica a Venezuela, Nicaragua, Rusia y otras naciones, examina el comportamiento de los Gobiernos de todo el mundo respecto a los derechos humanos, aunque no el de EE.UU., donde grupos como Amnistía Internacional (AI) denunciaron un aumento de las violaciones de los derechos de minorías y migrantes bajo el Gobierno de Donald Trump, cuyo periodo comenzó en 2017 y terminó el 20 de enero pasado. (I)