Casi todos los avistamientos de ovnis o “fenómenos aéreos no identificados”, como se los denomina oficialmente, pueden explicarse como operaciones de vigilancia por parte de potencias extranjeras, globos meteorológicos u otro desorden aéreo, de acuerdo a funcionarios del gobierno estadounidense, cuyas agencias de inteligencia entregarán un documento clasificado al Congreso el lunes 31.

El gobierno de los EE. UU. ha pasado décadas desviando y desacreditando las observaciones de objetos voladores no identificados u ovnis, que datan de la década de 1940. El término OVNI, asociado durante mucho tiempo con nociones de platillos voladores y naves extraterrestres, ha sido reemplazado en el lenguaje oficial del gobierno por ‘UAP’ (unidentified aerial phenomena/fenómenos aéreos inidentificados).

Los avistamientos han desconcertado al Pentágono y a las agencias de inteligencia durante años, lo que ha llevado a teorías sobre la visita de extraterrestres espaciales y el espionaje por parte de naciones hostiles que utilizan tecnología avanzada.

Publicidad

Oficiales militares han dicho que no hay evidencia de que las imágenes muestren visitantes de otros planetas.

En mayo, funcionarios del Pentágono testificaron bajo juramento que el gobierno de Estados Unidos no había recolectado materiales de ningún aterrizaje extraterrestre en la Tierra.

Altos funcionarios de defensa e inteligencia testificaron ante el Congreso estadounidense hace cinco meses con una lista de avistamientos de UAP catalogados que había aumentado a 400 y muchos aparentemente permanecían sin explicación. Entre ellos se encuentran videos publicados por el Pentágono de objetos enigmáticos en el aire que exhiben una velocidad y maniobrabilidad que superan la tecnología de aviación conocida y que carecen de medios visibles de propulsión o superficies de control de vuelo.

Publicidad

Se espera que el informe actualice uno que se hizo público en 2021 y declaró que casi todos los 144 incidentes entre 2004 y 2021 que informaron fuentes del gobierno de EE. UU. no tenían explicación.

“El Pentágono debe equilibrar la apertura con su obligación de proteger la información, las fuentes y los métodos confidenciales”, dijo Sue Gough, portavoz del Departamento de Defensa al New York Times.

Publicidad

Gough dijo que no había una sola explicación que pudiera resolver la mayoría de los informes de fenómenos aéreos no identificados. En muchos de los casos recientes que se han resuelto, algunos eran simplemente chatarra en el cielo de los globos meteorológicos. Las ilusiones ópticas también pueden hacer que los objetos cotidianos, como drones o globos, parezcan algo fuera de lo común, lo que hace que creamo que se mueven más rápido de lo normal. Una serie de incidentes más antiguos aún permanecen sin explicación con muy pocos datos o evidencia de dispositivos como cámaras o radares para llegar a una conclusión final.

Explicación más simple

Ahora, los funcionarios dicen que muchos de los incidentes en realidad tienen explicaciones mucho más comunes. A principios de este año, el Pentágono explicó que un video publicado previamente de triángulos verdes que parecían naves extraterrestres eran simplemente drones fotografiados a través de lentes de visión nocturna. Los oficiales militares no proporcionaron detalles sobre cuándo o dónde se tomaron las imágenes, pero dicen que son ejemplos de un intento de vigilar las maniobras militares.

En otro video, conocido como GoFast, un objeto parece moverse a una velocidad increíble. Los militares dicen que, de hecho, es una ilusión óptica creada por el ángulo desde el que se observó el objeto contra el agua. El Pentágono dice que, en realidad, el objeto solo se movía a unas 30 mph.

En un video llamado Gimbal, un objeto parece estar girando o girando. Una vez más, los militares dicen que la óptica del sensor de imagen clasificada que se supone que ayuda a apuntar las armas hace que el objeto parezca moverse de una manera extraña.

Publicidad

Algunos videos siguen siendo desconcertantes, como uno en el que se puede ver un objeto flotando sobre el agua antes de saltar erráticamente y desprenderse. Si no pueden proporcionar una determinación concreta, los funcionarios aún confían en que la tecnología no es ajena a esas manifestaciones.

Espionaje

Pero ahora algunos de los incidentes se han atribuido formalmente a la vigilancia china con tecnología de drones. Otros avistamientos también se están conectando con China y una sugerencia es cómo Pekín robó planes para aviones de combate avanzados. Sin embargo, la mayoría de la información sobre los fenómenos no identificados permanecerá clasificada y los funcionarios del Pentágono mantendrán la mayor parte del trabajo en secreto. Dicen que se requiere secreto para evitar que China descubra que el ejército estadounidense pudo detectar el espionaje de los chinos, pero ese secreto solo permite que florezcan las teorías de conspiración.

“En muchos casos, los fenómenos observados se clasifican como ‘no identificados’ simplemente porque los sensores no pudieron recopilar suficiente información para hacer una atribución positiva”, dijo Gough. “Estamos trabajando para mitigar estas deficiencias en el futuro y para asegurarnos de tener suficientes datos para nuestro análisis”.

El testimonio del año pasado ante el congreso sugirió que los avistamientos podrían ser ‘desorden en el aire’ generado por humanos, como globos o bolsas de plástico escapadas, o el resultado de fenómenos naturales causados por cristales de hielo, humedad o calor. El informe admitió que no tenían evidencia para sugerir o descartar un origen extraterrestre. (I)