Las teorías sobre la existencia de vida extraterrestre han estado casi siempre apoyadas por imágenes o videos que, aunque borrosos, suelen convencer a las personas de su veracidad. Pues, aunque no haya ninguna prueba de que somos los únicos seres vivos en la galaxia, décadas de investigaciones no han podido afirmar lo contrario.

Un OVNI (Objeto Volador No Identificado) capturado en 1990 en Reino Unido, cuya foto fue revelada recientemente por el Ministerio de esta nación, se ha convertido en una de las últimas pruebas sobre la existencia de vida extraterrestre e inteligente. El caso Calvine, como se conoce a este incidente, vuelve a causar revuelo 30 años después.

El 4 de agosto de 1990, dos jóvenes lograron fotografiar en la región de Calvine, en Escocia, un objeto volador de aproximadamente 30 metros de largo, desde su escondite en unos arbustos. Junto al ovni, observaron un avión de la Real Fuerza Aérea que inspeccionaba de lejos el objeto.

Después del susto inicial, los jóvenes mandaron las imágenes al periódico Daily Record, en espera de que sean publicadas. Un periodista se puso en contacto con el Ministerio de Defensa para obtener una versión oficial del hecho, tras lo cual el gobierno se puso en contacto y pidió los negativos de las fotos para ‘analizarlos’. Nunca fueron devueltos y el caso fue archivado por tres décadas.

Publicidad

Craig Lindsay, un oficial de prensa retirado de la Real Fuerza Aérea, junto al periodista David Clark, recuperaron las imágenes como parte del proyecto UAP Media UK, que trae a discusión el tema de los ovnis en los medios de comunicación del Reino Unido. Su trabajo logró hacer públicas las fotos que ahora son una prueba más de la posible vida extraterrestre.

(I)