Kayley Stead, de 27 años, decidió continuar con su fiesta de boda aún cuando el novio la dejó plantada en el altar. La joven hizo su entrada con su vestido de novia, dio discurso y hasta hizo los bailes tradicionales.

La falta de novio no le impidió a la mujer nacida en Portmead, Swansea, Reino Unido, seguir adelante con la fiesta que costó más de 13.000 dólares. Los padrinos, damas de honor y familiares disfrutaron y apoyaron a Stead durante la noche, según The Sun.

Hombre cuenta su historia en TikTok al descubrir que es hermano de su esposa luego de un matrimonio de 13 años y dos hijos en común

El novio la deja plantada en el altar y decide continuar con su boda de 13.000 dólares

Luego de escuchar que su novio, Kallum Norton, de 21 años, no aparecía, Kayley decidió secarse las lágrimas, se maquilló y les dijo a todos los presentes: “Lo haré”.

Publicidad

Su actitud fue apoyada por todos, incluso amigos del novio que nunca apareció. “El día se convirtió en un día del que siempre estaré orgullosa. Realmente puedo mirar hacia atrás y sonreír porque siempre me recordará que no necesito el amor de otra persona para ser feliz”, dijo la joven.

Stead “había gastado todo este dinero, esperaba con ansias la comida, un baile con mi papá, pasar tiempo con mi familia, entonces, ¿por qué no?” y decidió seguir con la fiesta. Su hermana Katie llamó a los padrinos y organizó la recepción con unos pequeños detalles: se realizará sin el novio.

“No quería recordar el día como una completa tristeza. El videógrafo dijo ‘¿Por qué no continúan, chicas? Has gastado todo este dinero, no lo vas a recuperar, todos tus invitados están ahí”, recordó.

La fiesta se celebró en Oxwich Bay Hotel, Gower, Glamorgan, y la hermana de la joven contó a los invitados lo ocurrido y la apoyaron. Tanto, que la cabina fotográfica exhibía un letrero “Sr. y Sra.”, pero fue reemplazado rápidamente por “Kayley’s Shindig” (La fiesta de Kayley).

Publicidad

En lugar de compartir su primer baile con el novio, Kayley bailó con su padre, Brian, de 71 años, y sus hermanos Craig, de 47, Matthew, de 46, Gary, de 46 y otro Craig, de 43. Además, en vez de partir el pastel, lo golpeó.

Kayley y Kallum estuvieron en una relación durante casi cuatro años. En agosto de 2020 se comprometieron y la boda la pautaron para este 15 de septiembre.

La joven tenía esperanzas de que el novio apareciera

La noche anterior a la boda, Kayley se quedó en un AirBnB, celebrando con sus damas de honor, mientras que Kallum Norton y sus padrinos de boda se quedaron en una caravana cerca del lugar.

Pero, dejó la caravana esa noche y nunca regresó, dejando que los padrinos de boda se pusieran en contacto con la fiesta nupcial al día siguiente con la noticia.

Publicidad

“Encontré mi teléfono y vi que tenía una llamada perdida de su madre. Le devolví la llamada y ella estaba llorando y me dijo que él había ido a dar un paseo en coche en las primeras horas de la mañana y que se había ido”, contó Stead.

Sin embargo, la joven esperanzada sugirió que “a lo largo de nuestra relación, él a veces salía a caminar o a conducir para despejarse la cabeza cuando estaba nervioso. Dije que él estaría allí y tranquilicé a las niñas. Sinceramente, creía que iba a estar allí”.

Hasta que el padre de Kallum llamó y dio la terrible noticia de que su hijo no iba a aparecer para celebrar la boda.

Los amigos de Kayley crearon una página de GoFundMe para ayudar con los costos y ella pudiera recuperar parte de los 13.000 dólares que gastó en la boda. (I)

Te recomendamos estas noticias