La pobreza alimentaria se incrementó en África entre un 40 y un 60 % en 2022, lo que equivale a tres o cuatro millones más de personas afectadas por el hambre, principalmente a raíz de la guerra de Ucrania.

El incremento también se debe a una “situación estructural” relacionada con el sistema de cultivos y el mercado internacional de alimentos, según las conclusiones del “Informe África” de la fundación española Alternativas, presentado este jueves.

Vicente Palacio, director de Política Exterior de Alternativas, apuntó la necesidad de que Europa tenga un papel más importante en esta cuestión.

Publicidad

“No hay cifras fiables, pero hablamos de decenas de millones de personas afectadas por la situación de pobreza alimentaria, que ya no sólo impacta en países que tradicionalmente la sufren, como Eritrea o Etiopía, sino que se ha trasladado a lugares como Túnez, Egipto o incluso Marruecos”, detalló.

De corazón gigante: inmigrante africano gana la lotería en Estados Unidos y anuncia que donará los 100 mil dólares para que construyan escuelas en su país

Flujos migratorios

Según Palacio, esto también influye en mayores flujos migratorios “en un momento geopolítico de mucho cambio, que concierne a todos y en el que debe mantenerse un compromiso material, de inversión y de ayuda en la transición digital y verde de estos países”.

Defendió que la presidencia semestral española de la Unión Europea, que comienza este 1 de julio, debe servir para que España lidere un cambio importante en el pacto europeo de asilo y migraciones, no cerrado aún.

Publicidad

A su juicio, debe tener una “dimensión humana que no sólo se apoye en la externalización de las fronteras”, sino en ayudar a los países de origen.

Pobreza y hambre: ¿cuál es el panorama del Ecuador frente a los primeros ODS?

La analista y presidenta del laboratorio de ideas Puerta de África, Viviane Ogou, señaló que el informe de Alternativas incide en que África está emergiendo en el tablero internacional y dejando de ser un instrumento de las potencias.

Publicidad

En su opinión, el continente africano empieza a utilizar las pugnas entre potencias y todas las herramientas a su alcance “para hacerse valer e implementar sus intereses”, lo que cambiará la manera de África de relacionarse en el mundo y con esas potencias.

“Nos encontramos una gran variedad de países que diversifican sus proveedores de servicios, tanto militares como empresariales, que antes se concentraban en la Unión Europea y Estados Unidos”, explicó.

Ahora “hay una gran apertura hacia Rusia, aunque no sólo, y también China u Oriente Medio”, comentó Ogou, que dio por acabada la época en la que los principales socios comerciales eran las antiguas metrópolis europeas de la época colonial.

“Vamos a ver procesos de transformación a diferentes velocidades según el país, la región y las dinámicas que se vayan dando”, concluyó Ogou. (I)

Publicidad