El bitcóin aceleró su caída el miércoles y en un momento perdió 30%, tras una advertencia de varias federaciones bancarias chinas sobre las criptomonedas y los comentarios negativos del magnate estadounidense Elon Musk.

Hacia primeras hora de la tarde, la principal criptomoneda retrocedió cerca de 19% a $35.123 dólares, un poco antes, se había situado en $30.016,83 dólares, su precio más bajo desde el 28 de enero.

El bitcóin perdió cerca de un tercio de su valor respecto al principio de la semana y más de la mitad en comparación a su récord de hace sólo un mes, el 14 de abril, a $64.869,78 dólares.

“China hurgó en la herida al declarar que las monedas virtuales no deberían y no pueden ser utilizadas en el mercado porque no son monedas reales”, comentó Fawad Razaqzada, analista de Thinkmarkets.

Publicidad

El miércoles, varias federaciones bancarias chinas de referencia consideraron que las criptomonedas “no son verdaderas divisas” y advirtieron del peligro de la “especulación”, en un país que esta preparando su propia moneda digital.

China fue durante un tiempo una de las plazas fuertes del boticóin, la moneda virtual más extendida.

Sin embargo, en 2019 Pekín dio un giro radical y declaró ilegales los pagos con criptomoneda en el país, acusándolas de servir a “actividades criminales”. Al país le preocupaba el riesgo especulativo que podrían plantear las criptomonedas para su sistema financiero y su estabilidad social.

Un “riesgo para el orden económico mundial”

Y mientras crece el interés por las monedas virtuales en el extranjero, tres federaciones bancarias pidieron a los establecimientos financieros que “no acepten [...] o utilicen criptomonedas” como medio de pago.

“Recientemente, las cotizaciones de las monedas virtuales se dispararon y luego se hundieron” en el extranjero, y las actividades especulativas “dieron un salto”, apuntaron en un comunicado conjunto.

Esto “atenta gravemente contra la seguridad de los bienes de las personas y perturba el orden económico mundial”, criticó la Federación Nacional de Financiación en Internet, la Federación Bancaria de China y la Federación de Pagos y de Compensación.

Publicidad

Impulsado por el interés de inversores cada vez más serios --desde bancos institucionales de Wall Street a gigantes de Silicon Valley--, el mercado de las criptomonedas creció hasta alcanzar más de 2,5 billones de dólares a mediados de mayo de 2020, según la página Coinmarketcap, que recaba información de casi 10.000 criptomonedas.

Pero, desde entonces, el mercado perdió casi $700.000, sobre todo después del cambio de parecer de Elon Musk, el jefe del constructor de vehículos eléctricos Tesla y fundador de Paypal.

Tras haber anunciado a principios de año que había invertido una parte de la tesorería de Tesla en bitcóins, el multimillonario decidió suspender a mediados de mayo, el pago de sus vehículos con bitcóins, alegando el riesgo que supone para el medioambiente el minado de esta moneda virtual.

“Elon Musk puso las cosas en movimiento”, dijo a la AFP el analista de criptomonedas Timo Emden, con sede en Alemania. “Les llevará bastante tiempo recuperarse de esta sacudida”.

El regulador chino no es el único en preocuparse por el aumento del mercado de las criptomonedas: sus homólogos en Europa y Estados Unidos piden prudencia a los inversores, aunque no han prohibido las transacciones.

En paralelo, China acelera los preparativos para lanzar su propia moneda virtual, que será emitida por el banco central.

La moneda virtual china, futura forma de pago electrónica con los smartphones, podría iniciar su andadura en 2022, para los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín. (I)