Un supuesto tiroteo el jueves en una base militar estadounidense al norte de Washington fue en realidad un “ejercicio previsto” que no dejó víctimas, informó un portavoz del Pentágono.

“Las informaciones sobre un tiroteo en (la base de) Fort Meade son falsas. Era un ejercicio previsto”, dijo en un comunicado Eric Pahon, un portavoz del Pentágono.

Un jefe de emergencia en el centro de operaciones de la base había dicho previamente a la AFP que cinco personas habían resultado heridas durante un tiroteo y que el atacante estaba “contenido”. (I)