La pandemia de coronavirus continúa afectando al mundo pese a los avances en la vacunación.

En este escenario los países siguen a la espera de que se aumente la producción de vacunas y aparezcan más; sin embargo, en ese camino dos que prometían ayudar a gran escala -las de AstraZeneca y la de Johnson & Johnson (JJ)- están teniendo grandes contratiempos para generar la confianza necesaria, pese a que autoridades sanitarias siguen promoviéndolas.

Este miércoles Dinamarca suspendió definitivamente el uso de la de AstraZeneca por sus “raros”, pero “graves” efectos secundarios, lo que lo convierte en el primer país europeo en hacerlo, según AFP.

A pesar de los dictámenes del regulador europeo y de la OMS a favor de su uso, “la campaña de vacunación en Dinamarca continúa sin la vacuna de AstraZeneca”, dijo el director de la Agencia Nacional de Salud, Soren Brostrom.

Publicidad

Si bien el pasado 8 de abril la Agencia Europea de Medicamentos (EMA por sus siglas en inglés) confirmó la existencia de casos de trombosis graves, pero poco frecuentes, consideró que los beneficios de la vacuna siempre superaban a los riesgos. Pero esto no ha bastado para Dinamarca, que suspendió su uso desde el 11 de marzo, después de informes que describían casos excepcionales de coágulos sanguíneos, combinados con un bajo recuento de plaquetas y sangrado.

De acuerdo con una publicación de El País, la EMA tomó esta decisión tras observar que se han presentado 222 casos de trombos, pero se ha vacunado a 35 millones de personas con la de AstraZeneca.

A los alrededor de 150.000 vacunados con esta en Dinamarca se les ofrecerá otra para su segunda dosis, según las autoridades del país. Por su parte Alemania dijo que los 2,2 millones de alemanes de menos de 60 años que recibieron la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca serán inoculados para completar la pauta con la fórmula de BioNTech/Pfizer o con la de Moderna. La medida estará dirigida a los menores de 60 años, las que pasan esa edad seguirán con lo planeado, tomando en cuenta la opinión de la EMA, informa EFE.

Mientras, varios países europeos la siguen usando, casi siempre con un límite de edad, siendo menos problemática en los pacientes mayores. Estados Unidos, al igual que Suiza, todavía no la autorizaron.

El mismo problema de coágulos ha aparecido en personas vacunadas con la vacuna de JJ, de una sola dosis, y este problema parece afectar más a mujeres de menos de 60 años. En Estados Unidos se presentaron seis casos y las autoridades han recomendado parar la vacunación y la empresa suspendió por el momento su distribución a Europa.

Médicos de Dinamarca y Alemania han dicho que en el caso de AstraZeneca la reacción se da porque el sistema inmune se vuelve contra el paciente. Esto, debido a que se generan anticuerpos que se unen selectivamente a una proteína de las superficies de las plaquetas (llamada factor plaquetario 4), luego las plaquetas que se unen unas a otras y forman coágulos.

Publicidad

Una acción parecida se ha visto en reacciones de pacientes tratados con el anticoagulante heparina, pero en en el caso de las vacunas no se sabe exactamente qué lo ocasiona. Se especula que podría ser por el tipo de vehículo que usan las vacunas de AstraZeneca y JJ, un adenovirus de chimpacé desactivado y un adenovirus humano deshabilitado, respectivamente. Sin embargo, la rusa Sputnkik V y la china Cansino también usan adenovirus y no se han presentado estos problemas de trombosis, aunque autoridades médicas europeas dicen que no tienen todos los datos de estas.

Médicos españoles han dicho que entre los factores pueden estar que las mujeres sufren más enfermedades autoinmunes y mientras más jóvenes son, sus sistemas inmunes son más activos y susceptibles a esta complicación. Además mencionan a El País que incluso con la píldora anticonceptiva se puede tener más riesgo puesto que cerca de una de cada 1.000 mujeres que la toma puede tener este problema, mientras que en la vacuna el riesgo es de una persona entre 175.000 inmunizados, según EMA.

La trombosis de senos cerebrales es la más frecuente tanto en casos de mujeres que recibieron la vacuna de AstraZeneca como en la de JJ. La mayoría tenía alrededor de 30 años.

No hay forma de prevenir a quién le puede dar esto, pero se puede aplicar el tratamiento que se usa cuando hay este tipo de reacción con la heparina, dejar de administrar y dar gammaglobulinas, un tipo de proteína sanguínea.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó seguir aplicando las vacunas anticovid de AstraZeneca.

“Es importante seguir administrando las vacunas AstraZeneca donde estén disponibles. Casi 200 millones de personas en todo el mundo han recibido la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca y los informes de efectos adversos son muy raros”, dijo en rueda de prensa la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Mientras en Sudáfrica se renunció a ella en febrero, ya que su eficacia está en duda ante la variable que es mayoritaria en el país.

En tanto, anunció que ha logrado aumentar la producción de su vacuna, actualmente de las más usadas sin mayores problemas, y que adelantará envíos. (I)