El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue reelegido con el 75,87 % de los votos en los comicios generales del domingo pasado, con el 99,9 % de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) escrutadas, según informó este miércoles el Consejo Supremo Electoral (CSE).

El exguerrillero sandinista, que mañana cumple 76 años y está en el poder desde 2007, buscaba su quinto mandato presidencial de cinco años y cuarto consecutivo, entre cuestionamientos a su legitimidad por la detención de siete aspirantes presidenciales de la oposición que se perfilaban como sus principales contendientes y por la eliminación de tres partidos políticos.

De acuerdo con el informe del CSE, Ortega se impuso frente a los otros cinco candidatos considerados "colaboradores" del Gobierno por los opositores excluidos y que juntos no alcanzaron el 25 % de los votos.

Ortega, que asumirá su nuevo mandato el 10 de enero de 2022, podrá permanecer en el cargo hasta enero de 2027 y cumplir 20 años seguidos en el poder, un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y Centroamérica.

Publicidad

Como se preveía, varios países no reconocen los resultados de las elecciones en Nicaragua

El candidato del Partido Liberal Constitucionalista, el diputado Walter Espinoza, obtuvo un 14,33 % de los sufragios, y se ubicó en el segundo lugar, con lo que obtuvo un escaño, por la Ley, ante la Asamblea Nacional.

Los otros cuatro candidatos presidenciales no llegaron a un 4 % de los votos: Guillermo Osorno, del Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), logró un 3,26 %; Marcelo Montiel, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), un 3,11 %; Gerson Gutiérrez Gasparín, de la Alianza por la República (APRE), un 1,75 %, y Mauricio Orué, del Partido Liberal Independiente (PLI), un 1,69 %, según los resultados oficiales.

CSE: 65,26 % de participación

La presidenta del CSE, Brenda Rocha, dijo en comparecencia de prensa que, de los más de 4,4 millones de nicaragüenses llamados a votar, participó un 65,26 % de la población, lo que contrasta con cálculos independientes, como el del observatorio Urnas Abiertas, que situaron la abstención en algo más del 80 % o del partido CCN que fijó la abstención en un 75 %.

Esas elecciones, en las que también fue reelegida como vicepresidente Rosario Murillo, esposa de Ortega, estuvieron marcadas, entre otros, por la ausencia de siete aspirantes a la presidencia de la oposición que fueron encarcelados previo a las votaciones acusados de “traición a la patria, entre ellas la independiente Cristiana Chamorro.

Publicidad

Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), quien derrotó en las urnas a los sandinistas y a Ortega en 1990, era la figura de la oposición que tenía mayor probabilidad de ganar las elecciones, según las encuestas.

También quedaron fuera de la carrera electoral por arrestos e investigaciones legales impulsadas por el Ejecutivo de Ortega, Arturo Cruz, un exembajador de Nicaragua en EE.UU que fue arrestado a su regreso de un viaje a Washington; Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, el periodista Miguel Mora, el líder campesino Medardo Mairena y Noel Vidaurre.

El CSE también confirmó la superioridad de votos obtenida por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FLSN) en las elecciones de 90 diputados a la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen). (I)