El conflicto palestino-israelí ha vuelto a ser el centro de atención de la comunidad internacional esta semana.

Un nuevo episodio de violencia empezó el lunes con el lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza —donde tiene el poder Hamás— hacia Israel, que ha respondido con fuerza destruyendo objetivos de este grupo armado calificado como terrorista. El resultado han sido 122 muertos en Gaza y 9 en Israel, hasta este viernes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que la operación iniciada para destruir infraestructura de Hamás continuará el tiempo que sea necesario.

El embajador de Israel en Ecuador, Zeev Harel, ha dicho que ellos piden a la comunidad internacional que condene los ataques de Hamás, que dice es apoyada por Irán, y que lo que hace su país es defenderse de los más de 2.200 cohetes y misiles lanzados desde Gaza.

Publicidad

Además, dijo que por ahora Israel no ha aceptado una tregua, mediada por varios países, porque quiere estar seguro de que “Hamás no volverá a atacar nunca más a Israel”.

Impactante imagen que muestra a la derecha los cohetes lanzados desde Gaza y a la izquierda el sistema antimisiles de Israel, que se activa para detenerlos. Foto: AFP

“La organización islámica terrorista Hamás junto con otras organizaciones lanzaron más de 2.200 misiles con el objetivo de matar a la máxima (cantidad) de civiles posibles (en Israel). Lamentablemente, hay muertos y heridos en ambas partes”, dijo el diplomático, quien afirma que, a diferencia de lo que hace Hamás, ellos atacan objetivos del grupo e intentan disminuir el daño colateral, pero que ellos usan sitios como escuelas, edificios y hospitales para usar a otras personas como escudos humanos.

En tanto, el embajador de la Autoridad Nacional Palestina en Ecuador, Hani Remawi, dijo que esta situación reaperece por varias aristas.

“El problema principal que pasó fue que Jerusalén Oriental es la capital del Estado de Palestina, y el Occidental de Israel. Vino el señor (Donald) Trump y le regaló nuestra parte a Israel, que quiere mantener y llevarlo a la práctica. Por eso fueron a la mezquita de Al-Aqsa, sagrada para los musulmanes, y querían orar en ese lugar, y nuestra gente nunca puede aceptar cosas así, por eso se levantaron y querían sacar a los colonos que ocupan este sitio y así empezó el problema”, dice Remawi, quien agrega que “el fondo del problema siempre es la ocupación”.

“Se va la ocupación y ya no tenemos problemas”, dijo Remawi, quien también comenta que con la crisis de gobernabilidad que tiene ahora Netanyahu, “con elecciones fracasadas para él, está haciendo esta guerra para seguir en su puesto y no ir a la cárcel por los casos que hizo contra su propio pueblo”.

Harel menciona que es falso culpar a Netanyahu de este episodio, porque el conflicto no es algo personal sino un problema de muchos años, y afirma que los palestinos siempre buscan cualquier pretexto para atacar a Israel porque no aceptan que exista.

Publicidad

“En el 2007 Hamás dio un golpe de Estado y se apoderó del poder en la Franja de Gaza. Desde entonces constantemente buscan razones para atacar a la población israelí, durante estos años más de 25.000 misiles y cohetes (han sido lanzados)”, dice Harel, quien menciona que desde el 2005 Israel se retiró de manera unilateral de la Franja de Gaza y desde entonces no hay judíos ni soldados israelíes allí. Además de que este grupo solo invierte el dinero que le llega en armamento para atacar a Israel en vez de invertir en su población.

Al consultarle a Remawi sobre el papel de Hamás entre los palestinos, comenta que hay fricciones entre la Autoridad Nacional Palestina y Hamás, pero que ambos persiguen la causa de construir un Estado de Palestina.

“En el mundo hay quienes están en contra y a favor de Hamás. Somos un país más del mundo y tenemos de todo. Por eso yo le digo a la gente que habla así que deben regresar al fondo del problema, que no es Hamás, es la ocupación encabezada por Netanyahu”, apunta Remawi.

En la práctica Hamás es reconocido como una organización terrorista por varios países occidentales y árabes, pero al mismo tiempo es un partido político con representación en el Consejo Legislativo Palestino.

Para Harel, la existencia de Hamás es un factor que hace que la población israelí esté constantemente en temor.

“Israel tiene todo el derecho a defender a su población. Ningún país en el mundo reaccionaría distinto en esta misma situación”, apunta el embajador israelí.

Tanto Harel como Remawi han dicho que sus pueblos quieren la paz, pero este conflicto de larga data aún deberá pasar por muchos pasos antes de que se pueda lograr eso. Algo dicho por expertos en el conflicto muchas veces.

Ambos saben que en este momento alcanzarla es muy difícil.

“El que quiere paz prepara su pueblo para la paz. Todos los partidos políticos quieren la paz, la Autoridad Nacional Palestina quiere la paz, el pueblo palestino la quiere... pero mientras ha estado en el poder, Netanyahu nunca ha hecho algo para acercarse a la paz”, afirma Remawi.

Harel comenta que su país está “listo” para la paz, si bien “no es este el momento”. Además recuerda que una muestra de su buena intención es que ya tiene acuerdos con varios países de Medio Oriente que antes no reconocían a Israel.

En tanto, una parte de la comunidad internacional occidental, incluyendo Estados Unidos, ha apoyado el derecho a defenderse de Israel, mientras otros cada vez que ocurre un enfrentamiento vuelven a decir que el origen de esto es la ocupación en territorio palestino.

A todo esto habría que sumar Jerusalén, ya que para ambos es su capital, pero en la práctica la controla totalmente Israel desde fines de los 60 y para ellos es indivisible. Un tema delicado para los dos por lo que significa esta ciudad sagrada para judíos, cristianos y musulmanes. (I)