Estados Unidos evaluará el “compromiso con la democracia” de los líderes de la región para decidir los invitados a la IX Cumbre de las Américas que acogerá del 6 al 10 de junio en Los Angeles, indicó el gobierno de Joe Biden.

El subsecretario de Estado para las Américas, Brian Nichols, señaló el jueves que la Casa Blanca cursará las invitaciones en las próximas semanas, y entre los aspectos que sopesará “estará el compromiso con la democracia” de los líderes regionales.

“La democracia es una prioridad clave para nosotros en relación con la cumbre y, más ampliamente, en la política exterior del gobierno. Y ese será un factor clave de quién es invitado y quién no”, señaló durante una teleconferencia de prensa.

Nichols declinó precisar si los mandatarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela, a los que Estados Unidos considera regímenes autoritarios, serán convocados.

Publicidad

Tampoco dijo si los presidentes de los países del Triángulo Norte centroamericano, que integran El Salvador, Guatemala y Honduras, dejados fuera de la Cumbre por la Democracia organizada por Biden en diciembre, serán llamados esta vez.

Sin embargo, otro alto funcionario del gobierno de Biden dijo que “no hay duda” de que los presidentes de El Salvador, Nayib Bukele, y de Guatemala, Alejandro Giammattei, serán convocados a Los Angeles.

El responsable, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Estados Unidos prevé consultar a los países de la región para decidir la lista de invitados.

“La presunción operativa es que esperamos recibir en la cumbre a los líderes democráticamente elegidos de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”, señaló este funcionario en otra conversación el jueves con periodistas.

Publicidad

La OEA está integrada por los 35 países del hemisferio, aunque Cuba no es un miembro activo y Venezuela está representada por un delegado del opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países que desconocen la legitimidad de Nicolás Maduro.

Nichols tampoco confirmó si Guaidó, invitado a la Cumbre por la Democracia, representará nuevamente a Venezuela en la cita de junio.

El mes pasado, ocho países americanos no fueron invitados a la Cumbre por la Democracia que acogió Biden en formato virtual: Bolivia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela.

- “Máxima prioridad” -

Publicidad

Nichols destacó que la Cumbre de las Américas, cuya reunión inaugural impulsó Estados Unidos en 1994, es el “único” foro hemisférico que congrega a los líderes de los países de América del Norte, del Sur y Central y el Caribe.

“Es el evento de máxima prioridad del presidente Biden para la región”, recalcó.

Y enfatizó que, para Estados Unidos, no importa dónde esté un país en el espectro político, en tanto sus líderes hayan sido elegidos democráticamente y gobiernen democráticamente “para construir un futuro mejor” para sus pueblos.

“Si solo invitamos a las personas que están de acuerdo con nosotros, entonces realmente no vamos a tener un debate”, afirmó de su lado el otro alto responsable gubernamental, asegurando que Biden “no rehúye a estos debates”.

Publicidad

La IX Cumbre de las Américas, convocada bajo el lema “Construyendo un Futuro Sostenible, Resiliente y Equitativo”, apuesta a “hacer realidad” la iniciativa Reconstruir Un Mundo Mejor (Build Back Better World, B3W), dijo esta semana Biden al anunciar a Los Angeles como sede del encuentro.

Biden promueve el proyecto B3W para generar infraestructura en las naciones en desarrollo como una alternativa a la “Nueva ruta de la seda” de China, que el gigante asiático se propuso en 2013 para ganar peso mundial en países de ingresos bajos y medios.

“No estamos pidiendo a los países de la región que elijan entre Estados Unidos y China”, aclaró sin embargo el alto funcionario gubernamental.

Consultado sobre la creciente influencia de Pekín en Latinoamérica y el Caribe, Nichols no nombró a China, pero elogió las bases fundacionales del B3W.

“Creemos que un proceso de inversión sostenible, transparente, que tenga un fuerte componente del sector privado, generará los tipos de empleo e infraestructura de alta calidad centrados en cosas como el clima, la salud, la seguridad, la conectividad digital, la equidad de género y la igualdad”, dijo.

Desde la I Cumbre de las Américas en 1994, en la que Washington impulsaba el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que finalmente no se concretó, la cita regional ha sido en Santiago, Chile (1998); Quebec, Canadá (2001); Mar del Plata, Argentina (2005); Puerto España, Trinidad y Tobago (2009); Cartagena, Colombia (2012); Ciudad de Panamá, Panamá (2015); y Lima, Perú (2018).