El lunes, una ciudad del estado de Colorado (Estados Unidos) volvió a recibir la atención de los medios de ese país por un nuevo tiroteo que acabó con la vida de diez personas.

Incluso el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha vuelto a pedir al Congreso que ponga más restricciones al uso de armas de asalto.

Según el diario The Washington Post, Colorado ha sufrido varios tiroteos masivos en menos de 30 años, algunos muy recordados por las tragedias que causaron.

El primero fue el de Chuck E. Cheese, el 14 de diciembre de 1993, cuando cuatro empleados de esta cadena en la ciudad de Aurora fueron asesinados -hubo un herido más-. Tres de ellos eran adolescentes.

Publicidad

Fueron asesinados por un exempleado que quiso ‘desquitarse’ por haber sido despedido. Tras lo ocurrido fue sentenciado a muerte, pero esto cambió a cadena perpetua cuando se abolió la pena de muerte en ese estado.

Luego ocurrió una de las peores masacres en la historia del país, la de Columbine High School, el 20 de abril de 1999.

Dos adolescentes de esta secundaria cerca de Littleton pusieron bombas caseras en su lugar de estudio, pero estas fallaron y decidieron ir con armas y disparar a todo el mundo. Murieron 12 estudiantes y un maestro, además más de 20 personas resultaron heridas.

Al final los dos atacantes se suicidaron.

Después de lo sucedido, tras analizar también otros tiroteos en escuelas en la década de 1990, se decidió finalmente crear protocolos para cuando este tipo de cosas pasaran.

En julio de 2001, un tirador de 42 años y que tenía antecedentes de esquizofrenia abrió fuego en un parque de casas rodantes y una tienda en la ciudad de Rifle. Ambos sitios eran frecuentados por inmigrantes mexicanos. Mató a tres personas e hirió a otras tres. Luego se entregó a la Policía.

Publicidad

Según el Denver Post, fue declarado inocente por demencia e internado en un hospital psiquiátrico.

En tanto, el 9 de diciembre de 2007, un joven de 24 años mató a cuatro personas e hirió a otras cinco. El hombre atacó dos veces ese día, primero en un centro de entrenamiento de misioneros cristianos del que había sido despedido -quedaba en Arvada- y horas después disparó en una de las iglesias más grandes de la zona, la New Life Church, en Colorado Springs. En este último lugar mató a dos hermanas adolescentes.

El guardia de la iglesia logró herirlo y luego él se suicidó.

Otras de las grandes tragedias de Colorado, y de EE. UU., fue cuando un hombre de 24 años abrió fuego en medio del estreno de la película de Batman, el 20 de julio de 2012.

El atacante mató a 12 personas y otras 58 que estaban en la sala resultaron heridas. Este fue hasta 2016 el tiroteo con más víctimas (muertos y heridos) en el país. Luego lo superó la matanza en un club nocturno gay de Orlando (49 muertos) y el ataque a un festival de música en Las Vegas en 2017 (58 fallecidos).

El hombre se entregó a la Policía luego del incidente y fue sentenciado a 3.000 años de prisión.

Pero las tragedias no acaban ahí, en 2015 hubo otro tiroteo en una clínica de Planned Parenthood, también en Colorado Springs.

Un pistolero atacó una clínica de salud de mujeres porque se practicaban abortos -algo permitido en Estados Unidos por libre elección- y mató a tres personas, entre ellas un oficial de Policía.

El hombre tenía antecedentes de enfermedad mental.

Ocurrió en el mismo mes en que otro incidente también provocó tres personas asesinadas en la misma ciudad.

También se ha reportado que en 2017 dos estudiantes de la Deer Creek Middle School murieron en un tiroteo, pero un maestro logró controlar al atacante evitando una desgracia peor. Ese año, asimismo, hubo un tiroteo en un Walmart, donde un pistolero mató a tres personas.

Estos últimos no suelen ser incluidos en los reportes de cifras de tiroteos masivos por el bajo número de víctimas, pero son recordados por la comunidad y quienes no quieren que se olviden.

Finalmente, hay que añadir a la lista lo ocurrido este lunes, cuando diez personas fueron asesinadas en un supermercado King Soopers de la ciudad de Boulder. Una de las víctimas fue el primer policía que llegó al sitio tras una llamada de emergencia. La Policía aún investiga las motivaciones y tienen detenido a un sospechoso.

De acuerdo con un análisis de 2019 del Denver Post, Colorado es el quinto estado con más tiroteo per capita, además de que el área metropolitana de Denver tiene la mayor cifra de tiroteos en escuelas que otras 24 áreas metropolitanas de las ciudades más grandes del país, desde 1999.

Un mal que no parece desaparecer en Estados Unidos, donde cada ciudadano es libre de tener y portar un arma. (I)