Las personas que enfermen de covid en China ya no deberán ser hospitalizadas aunque sí aisladas en instalaciones especializadas, según las nuevas directrices de la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático, que suponen un ajuste de su estrategia de control de la pandemia ante los últimos rebrotes.

La institución anunció anoche que, basándose en un “estudio minucioso de las características de transmisión de las cepas delta y ómicron”, solo los contagiados con al menos síntomas medianamente graves tendrán que ir al hospital.

China espera así aliviar la presión sobre el sistema hospitalario, que se enfrenta a un rebrote de covid de una escala inédita desde el registrado en Wuhan a comienzos de 2020, que fue el primero a nivel mundial y dio comienzo a la pandemia.

Según la estrategia china de “cero covid dinámico”, todos los infectados y sus contactos cercanos han de tratarse o aislarse en hospitales o centros de cuarentena.

Publicidad

En el rebrote actual, dicha directriz ha supuesto un desafío para las autoridades de provincias como Jilin (noreste), que se enfrentan a un gran número de pacientes con cuadros leves: entre los 1.509 nuevos positivos locales registrados ayer a la provincia, 1.494 eran asintomáticos o sufrían síntomas leves.

La Comisión también indicó que los hospitalizados que presenten un umbral de ciclos de 35 o más -cuanto más alta sea esta cifra, menos probable es que puedan contagiar a otras personas- podrán recibir el alta, tras lo cual ya no serán necesarios 14 días de cuarentena sino 7 de “seguimiento sanitario en sus domicilios”.

La semana pasada, las autoridades sanitarias dieron por primera vez luz verde al uso casero de pruebas rápidas de antígenos en el país asiático, que, según la Comisión, serán “un complemento para mejorar aún más la capacidad de detección temprana de casos”.

La provincia de Jilin, cuyos 26 millones de habitantes tienen prohibida la salida de sus fronteras, realizó recientemente un pedido de 12 millones de unidades de test de antígenos, según medios locales.

Publicidad

Asimismo, la Comisión menciona en sus nuevas directrices la “estandarización del tratamiento antiviral” contra la covid, que incluye dos medicamentos aprobados en las últimas semanas: Paxlovid, de la compañía estadounidense Pfizer, y otro de producción nacional desarrollado por la empresa Brii Biosciences.

Pese a la escala del rebrote, un estudio de la Universidad de Lanzhou citado por el medio local Global Times asegura que China podría tener bajo control la situación a principios de abril.

Los investigadores estimaron que el número total de contagiados que dejarán estos rebrotes estará situado entre los 24.700 y los 45.300.

Desde el pasado día 1, China ha detectado más de 13.000 nuevos casos de covid, de los que casi 11.000 se han producido por contagio local, una cifra baja en comparación con otros países pero alta en el país asiático, que aplica todavía una estricta estrategia de tolerancia cero contra la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Desde el inicio de la pandemia, se infectaron 122.456 personas en el país, entre las que 104.040 han logrado sanar y 4.636 fallecieron, según la Comisión de Sanidad. (I)