La mañana de este domingo la Oficina Nacional de Emergencias de Chile (Onemi) informó de que se puso fin a la alerta de tsunami decretada ayer, sábado, en seis regiones tras la erupción de un volcán en Tonga, que obligó a evacuar casi todo el borde costero del país.

A la espera de un balance oficial por parte de las autoridades, por ahora no se ha reportado ninguna víctima y en algunas zonas se registró la pérdida de infraestructura menor como muelles y diques de pequeña envergadura, según muestran imágenes difundidas a través de redes sociales.

Con este anuncio se levanta la "alerta roja" en seis regiones y la cota de seguridad de 30 metros de altura, pero se mantiene el "estado de precaución", un grado menor en la escala de riesgo, en cinco puntos.

Arica y Parinacota, Atacama y Coquimbo (al norte), y Ñuble y Biobío (centro) son las regiones que todavía tienen la recomendación de no acercarse al borde costero.

Publicidad

En la última rueda de prensa del sábado, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA) informó de que las mayores olas, de casi dos metros, ya habían alcanzado las playas de algunas ciudades del norte, como Iquique o Chañaral.

Sin embargo, las autoridades aseguraron que no había forma de predecir la hora de impacto en el resto de regiones y pidieron a la población aprovisionarse con mochilas de emergencia para pasar la noche.

En total se ordenó la evacuación de las costas en 14 de las 16 regiones de Chile (país que cuenta más de 6.400 kilómetros de litoral) además de la Antártida, la Isla de Pascua, el archipiélago de Juan Fernández y la isla San Félix, todas ubicadas en el Pacífico.

En la isla de Tonga, en el Pacífico Sur, la erupción del volcán provocó un feroz tsunami con oleajes que azotaron con fuerza las costas y golpearon durante unos minutos las viviendas y edificios de la primera línea de la playa en el norte de Tongatapu.

El fenómeno también se notó en Japón, con olas que superaron el metro de altura, y en otros países como Estados Unidos y Canadá, con fuertes oleajes e inundaciones leves. (I)