El proceso de vacunación contra el coronavirus avanza en Estados Unidos y hasta se dan ciertas particularidades.

Una de ellas ocurre en Nueva York, donde desde el viernes los neoyorquinos podrán vacunarse bajo la icónica ballena azul del Museo de Historia Natural de la Gran Manzana, una enorme y popular escultura suspendida sobre la sala dedicada a la fauna marina.

"Literalmente, te puedes vacunar directamente debajo de la ballena azul", explicó en una rueda de prensa este lunes el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

"En el futuro, miraremos estas imágenes de los neoyorquinos vacunándose bajo la ballena, y será una representación de Nueva York y los neoyorquinos luchando, cuidando de ellos mismos y cuidando los unos de los otros, y del momento en el que las cosas empezaron a mejorar", dijo por su parte la presidenta del museo, Ellen Futter, en el encuentro digital con la prensa.

Publicidad

Futter insistió en la importancia de que los ciudadanos se vacunen, y apuntó que esta iniciativa subraya la misión científica de la institución.

"Esta institución está dedicada a fomentar la información y el conocimiento de la ciencia, y proveer acceso al público, así que no puedo pensar en una demostración más importante de nuestra misión", agregó.

El anuncio se produce el mismo día en que todo EE. UU. ha abierto las vacunaciones a los mayores de 16 años, ampliando sustancialmente la campaña de inmunización.

En concreto, en el estado de Nueva York los mayores de 16 años han podido acceder a una vacuna desde el pasado 7 de abril, y según las últimas cifras, más de un 40 % de la población de la región ha recibido al menos una dosis.

Por ello, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, anunció este lunes que desde el próximo 26 de abril, la capacidad de museos, zoos y cines aumentará al 50 %, mientras que la de estadios con espacios interiores subirá a un 25 % a partir del próximo 19 de mayo.

Además de la vacuna, el Museo de Historia Natural dará un cupón válido a todo el que se inmunice en ese espacio, que dará acceso a la institución para hasta cuatro personas.

La ballena azul, de cerca de 29 metros de largo, fue creada en 1960 y renovada en 2001, para recrear con mayor exactitud anatómica al animal de mayor dimensión que existe.

La pieza, que actualmente luce una tirita sobre una de sus aletas para simular que ella también ha sido vacunada, está hecha de gomaespuma y fibra de vidrio, pesa casi una tonelada y se limpia una vez al año, un proceso que dura tres días. (I)