El gigante farmacéutico AstraZeneca anunció el fin de semana un nuevo retraso en los envíos de sus vacunas anticovid-19 a la Unión Europea, un nuevo golpe a los esfuerzos para acelerar la inmunización, mientras persisten los temores sanitarios sobre este fármaco, defendido por la OMS.

La compañía anglosueca alegó problemas de producción y restricciones de exportación para justificarse.

Varios países suspendieron la semana pasada la aplicación del fármaco de AstraZeneca por temor a la formación de coágulos de sangre, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró el viernes que no hay razón para dejar de usar esta vacuna

Dinamarca, Noruega, Islandia y Bulgaria suspendieron por “precaución” las aplicaciones de AstraZenaca.

Publicidad

India anunció que llevará a cabo una revisión más profunda de los efectos secundarios de este fármaco y Noruega anunció que ha detectado hemorragias cutáneas en algunos pacientes menores de 50 años, aunque sin fijar un vínculo con el fármaco.

Retiran lote de vacuna de AstraZeneca tras muerte de una persona inmunizada contra el COVID-19

La República Democrática del Congo anunció también el aplazamiento de su campaña de vacunación que debía comenzar hoy “como precaución” y lo mismo Tailandia.

Ayer las autoridades irlandesas recomendaron suspender por ‘precaución’ el uso de la vacuna, tras la aparición de coágulos sanguíneos en Noruega.

Italia también notificó ayer sobre una nueva suspensión provisional a otro lote de vacunas de la firma, tras la muerte de una persona vacunada. Se trata del lote ABV5811, distinto al que ya fue suspendido por la Agencia Italiana de Medicamentos (AIFA), tras los informes sobre los posibles problemas de coagulación.

Reducir entregas

AstraZeneca explicó que había decidido recurrir a sus centros de producción fuera de la UE para el suministro al bloque, pero “lamentablemente, las restricciones de exportación reducirán las entregas en el primer trimestre” y “probablemente” en el segundo, según un portavoz del grupo.

El laboratorio empezó a distribuir sus vacunas a la UE en febrero, y su objetivo era entregar 100 millones de dosis en el primer semestre de 2021.

Publicidad

La Comisión Europea quiere que antes del fin de verano boreal el 70% de los europeos esté vacunado.

Italia, que esta semana superó las 100.000 muertes por COVID-19, registra una fuerte alza de las cifras de contagios y decesos.

En Francia, la situación en la región más poblada del país, la de Ile de France, que abarca a París, preocupa a las autoridades por la saturación de los hospitales. El sábado comenzaron las primeras evacuaciones de enfermos de covid-19 hacia otras regiones.

“Estamos al borde”, dijo el primer ministro Jean Castex. El viernes, Francia superó las 90.000 muertes por la pandemia.

En paralelo, cinco países europeos -Austria, República Checa, Eslovenia, Bulgaria y Letonia- llamaron el sábado a discutir sobre las “enormes disparidades” de distribución de las vacunas “lo antes posible” entre los dirigentes de la UE.

Italia, Noruega y Dinamarca suspenden temporalmente vacunación con dosis de Astrazeneca por presuntos casos de trombos en vacunados

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, había señalado la víspera a algunos países miembro -que no mencionó- de negociar entre bastidores contratos con laboratorios.

La UE está detrás de Estados Unidos, Israel y Reino Unido en número de vacunados.

En Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia, con 534.275 decesos, casi un 20% de la población ya recibió al menos una dosis de una vacuna y más de 100 millones han sido administradas, 30% del total mundial.

Esta nueva situación tiene su correlato en los aeropuertos: el viernes, más de 1,35 millones de pasajeros pasaron por las terminales aéreas estadounidenses, el número más elevado desde el 15 de marzo de 2020, cuando el total de viajeros fue de 1,5 millones. (I)