Un cohete SpaceX que se lanzó al espacio hace casi siete años ahora está en camino de golpear la Luna en pocas semanas, según han revelado varios astrónomos. El cohete Falcon9 se lanzó en 2015 y probablemente colisionará con nuestro satélite el 4 de marzo.

El segundo segmento de un Falcon 9 ha estado flotando desde su lanzamiento en 2015 en una órbita caótica luego de que se produjo su lanzamiento desde el Observatorio Climático en su primera misión en el espacio profundo al enviar un satélite meteorológico espacial en un viaje de un millón de millas.

Después de completar una larga quema para alcanzar una órbita de transferencia, la segunda etapa del cohete quedó obsoleta cuando el Observatorio Climático del Espacio Profundo comenzó su viaje hacia el punto LaGrange Sol-Tierra. El vehículo de lanzamiento era extremadamente alto como para no tener suficiente combustible para regresar a la atmósfera de nuestro planeta, pero también carecía de la energía para escapar de la gravedad del sistema Tierra-Luna.

Ahora, los expertos dicen que la órbita del cohete gastado está en camino de cruzarse con la luna el 4 de marzo. Cuando se estrelle contra la superficie lunar, será la primera vez que un objeto humano impacte de forma involuntaria en el satélite terráqueo.

Publicidad

Un especialista en control de objetos espaciales, Bill Gray, ha calculado, según la web Ars Technica, que este módulo ya rozó la Luna el 5 de enero y caerá el 4 de marzo debido a que nuestro satélite no tiene escudo atmosférico que lo proteja.

Si la predicción es correcta, permitirá que los satélites que actualmente orbitan la Luna, incluido el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA y la nave espacial India Chandrayaan-2, recolecten observaciones sobre el cráter de impacto.

“He estado rastreando desechos espaciales como estos durante unos 15 años, y este es el primer impacto lunar no intencionado” detectado, dijo.

No se podrá observar impacto

El choque de este objeto de aproximadamente cuatro toneladas no será visible desde la Tierra cuando ocurra. Pero debería causar un cráter que sí podría ser observado por los científicos más tarde, en particular por las sondas LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA o Indian Chandrayaan-2, aportando nuevas luces sobre la geología lunar.

Publicidad

En el pasado se han lanzado naves espaciales intencionalmente a la Luna con fines científicos.

En 2009, la NASA lanzó una segunda etapa de cohete con el objetivo de impactar en un área cercana a su Polo Sur para estudiar la presencia de agua.

Pero la mayoría de los cohetes de SpaceX se separan de la segunda etapa a menor distancia, lo que generalmente permite que esta vuelva a ingresar a la atmósfera de la Tierra, donde se desintegra sobre el océano.

Sin embargo, estos impactos lunares no planificados podrían multiplicarse en el futuro, según Bill Gray, sobre todo debido a los objetos que dejarán en su trayectoria los programas lunares estadounidenses y chinos. (I)