La decisión de Ecuador de salirse en julio del 2009 de las negociaciones que hacía junto con Colombia y Perú para llegar a un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) conllevó en su momento a que el país no se beneficie de la entrada a ese bloque sin visa Schengen, afirma Charles-Michel Geurts, embajador de la delegación de la UE en el país.

Geurts recordó en entrevista con Diario EL UNIVERSO que los países vecinos de Colombia y Perú ya están en el listado de las naciones a las que no se les pide visa Schengen para cortas estadías. “Fue una falta de suerte por parte del Ecuador al no haber negociado el proceso de retiro de exigencia de visa al mismo tiempo que Colombia y Perú”, afirmó.

Los países vecinos sí concluyeron las negociaciones y firmaron un acuerdo comercial con la UE en junio del 2012. Tras ello, ambos Gobiernos iniciaron las negociaciones para el retiro de la exigencia de visado de los colombianos y peruanos que quieran ir a Europa.

Los colombianos pueden ingresar a 26 de los países miembros de la UE desde diciembre del 2015 y los peruanos lo hacen desde marzo del 2016.

Publicidad

Ecuador firmó y recién se unió al acuerdo comercial con la UE en noviembre del 2016, cuatro años después que Colombia y Perú.

En radio Sonorama, el canciller ecuatoriano, Mauricio Montalvo, aseguró que en este momento Europa es reacia a la eliminación de la visa Schengen por la situación del COVID-19. Aclaró que no es un tema particular con Ecuador y que los tiempos no han jugado a favor del país.

El expresidente de la República Lenín Moreno informó en enero del 2018 que el Gobierno español fue el primero del bloque en solicitar a la UE la exención de la visa Schengen para los ecuatorianos.

Pero la gestión se inicia en medio de la crisis migratoria que afecta a Europa a partir del 2015. “Fue cuando la UE ingresó a un momento muy difícil de gestión de sus fronteras con la crisis migratoria. Es la razón por la cual toda la capacidad de la UE de hacer legislaciones sobre el tema Schengen, sobre el manejo de las fronteras externas y de libre movimiento dentro del espacio Schengen, toda la atención fue monopolizada por la migración de muchos países cercanos a nosotros, causada por la crisis del Medio Oriente. Pero también, en los dos últimos años, por el COVID-19″, indica Geurts.

La concentración se da en cómo conciliar, agrega, los requisitos de Schengen, en particular, el del libre movimiento de personas dentro del espacio con las necesidades de bioseguridad y de adaptarse a las legislaciones de sus países miembros que son muy diferentes. “Son temas que han monopolizado y significa que la Comisión Europea ha parado de proponer cada cuatro o cinco años a los Estados miembros y al Parlamento Europeo una actualización de la lista de países con excepción”.

El delegado de la UE asegura que para que el proceso avance se necesitan dos cosas. La reactivación del proceso regular de actualización de la lista de países con excepción para entrar sin visa al espacio Schengen. Y lo segundo, se requiere el apoyo de los países miembros.

“Me parece muy importante el buen trabajo que hace el Gobierno del Ecuador para convencer a los Estados miembros para la excepción de visado y para responder a las preguntas que puedan tener”, enfatizó Geurts.

El caso del Ecuador será examinado sobre sus propios méritos, recalcó. (I)