Publicidad

‘El retorno a las aulas con alternancia será opcional en los establecimientos públicos y particulares’, dice la ministra de Educación, Monserrat Creamer

El 26 de febrero vence el plazo para que establecimientos definan horas de clase y número de estudiantes que tendrán en aulas por día.

La ministra de Educación, Monserrat Creamer, asegura que seguirá la modalidad virtual para los que lo deseen en todas las escuelas y colegios del país.

Una modalidad mixta en la que los padres decidirán si envían o no a sus hijos a las aulas se aplicará a partir de marzo próximo en lo que queda del año lectivo del régimen Sierra y en el nuevo que se tiene previsto empiece el 7 de mayo en la Costa, según la ministra de Educación, Monserrat Creamer.

Será un retorno a las aulas opcional, progresivo y flexible tanto en los establecimientos públicos como privados. Si la curva de contagio del COVID-19 repunta, pues se regresará a la educación online para quienes hayan decidido asistir a las escuelas y colegios hasta ese momento, según Creamer.

La funcionaria recalca que es el plan previsto para lo que queda del gobierno del presidente Lenín Moreno, quien entregará el cargo el 24 de mayo próximo.

En los establecimientos fiscales se hicieron encuestas para medir el porcentaje de padres dispuestos a enviar a sus hijos a las aulas. En una del norte de Guayaquil con mil estudiantes, solo 40 dijeron que lo harían. ¿Esa es una realidad generalizada?

Publicidad

Hay una fuerte presión de parte de las familias de ya retornar a las clases. Todos los que tenemos niños, jóvenes, sabemos que once meses de confinamiento es demasiado tiempo y que ya está afectando fuertemente el aspecto psicosocial, emocional y los aprendizajes. Desde julio se subió a la página web el plan institucional de continuidad educativa. Hasta el 26 de febrero todas las instituciones particulares y fiscales entregarán su plan institucional de continuidad educativa, que es cómo ellos planifican esta alternancia (de regresar determinados días a la semana a las aulas en grupos pequeños), cómo van a hacer, cuántos niños van a poder tener en las aulas, cuántas horas y estudiantes por día. En el sector urbano, de las pocas encuestas que sé de los colegios que entraron a piloto e hicieron encuestas, un 40% está totalmente dispuesto a retornar a las aulas en las grandes ciudades; y un 60% tiene todavía un poco de recelo, pero en la medida en que las escuelas fueron entrando al piloto se fue incrementando la voluntad de retornar con alternancia. En el sector rural, diría que un 80% desea volver a clases y un 20% quizás sigue teniendo un poco de recelo hasta ver cómo funciona.

¿Qué diagnóstico hace de los que participaron en el programa piloto de alternancia?

Tenemos doce instituciones particulares que han implementado el piloto totalmente con fluidez hasta diciembre, que se suspendió la presencialidad y la asistencia a clases. Sin embargo, lo venían haciendo desde el 25 de agosto con total normalidad. Diez mil niños estaban en este piloto, de 12 escuelas particulares y el resto de escuelas fiscales, sobre todo rurales. En las urbanas hemos tenido una o dos (públicas), muy pocas, no podemos garantizar, por ejemplo, transporte público y por eso han sido más particulares urbanas y fiscales rurales. El COE (Comité de Operaciones de Emergencia) nacional nos dio la rectoría y la responsabilidad al Ministerio de Educación para que apruebe los planes institucionales de cada una de las escuelas y colegios. Los planes se aprobarán en mesas interinstitucionales, siempre de la mano con el Ministerio de Salud, para ver el nivel de contagio. En la última semana se presentaron 38 comunidades de la Amazonía que le pedían al COE que ellos ya quieren empezar de manera inmediata. Queremos agilizar el retorno en las zonas rurales de la Sierra. En la Costa, como ya salen de vacaciones, estamos pidiendo a todos los distritos del país que elaboren programas de vacaciones ya sea de nivelación, aunque no sea de una manera tan escolarizada, pueden ser programas pedagógicos, deportivos, artísticos, que permitan que nuestros estudiantes no sigan aislados hasta el 7 de mayo próximo que recomienza el nuevo ciclo escolar de la Costa.

¿Si el tope es el 26 de febrero, el año terminará online en el ciclo Costa?

Prácticamente sí. El 1 de marzo probablemente el COE permita mayor circulación y asistencia, lo que quiere decir que los colegios también podrán retornar. Aquellos que tenían aprobado su programa de piloto podrán quizás la última semana, porque recordemos que oficialmente acaban el 12 de marzo, retornar a sus clases aunque sea para un saludo final, pero prácticamente la Costa finaliza así de manera virtual.

La crisis económica es otra preocupación de los padres. ¿A los que tienen a sus hijos en escuelas y colegios particulares y deciden que se queden en casa, se les exigirá, por ejemplo, la compra de útiles y uniformes como si estuvieran en la presencialidad?

Publicidad

En la parte de compras, por ejemplo, de uniformes, útiles, herramientas extras, se les permite por supuesto la adquisición, pero se exhorta a que las unidades educativas no pidan nada que no sea necesario, solo lo que falte para continuar con los aprendizajes de calidad. Nosotros desde el Ministerio de Educación no prohibimos, por supuesto, es opcional de las familias, pero todos sabemos la crisis económica que se está viviendo y en ese sentido hacemos un fuerte exhorto a que no se pida absolutamente nada extra. En la educación fiscal, por ejemplo, no se piden uniformes, ni tampoco se permite pedir materiales o recursos extras a las familias y nosotros entregamos los textos.

¿Pero sería obligatorio para ellos adquirirlos?

Yo no exigiría y creo que en ese caso los padres no tienen la exigencia de comprar uniforme. Si es que la institución considera que es necesario que el niño se presente en la pantalla, en un Zoom, con uniforme, puede ser el uniforme del año pasado porque solamente va a estar la camiseta, por último. No tiene que comprar nuevo uniforme. Hay algunas instituciones que lo requieren porque consideran que psicológicamente eso ofrece una estructura más estable a los estudiantes. Esa disposición la respeto, es de cada institución. Nosotros en eso no tenemos, no disponemos, ni prohibimos ni obligamos a absolutamente nada porque son medidas internas de cada institución educativa, pero lo que no se puede es obligar a los padres a comprar uniformes, en el sentido de que pueden usar por supuesto el del año pasado.

Otra de las preocupaciones es el costo de la matrícula y pensiones. ¿Qué pasará en el año lectivo 2021-2022 al respecto en el caso de las particulares?

No habrá incremento de pensiones, no habrá incremento en el costo de matrículas, eso ya está claramente anunciado y establecido. Por el momento, en este próximo año lectivo tampoco habrá.

¿El padre de familia va a pagar lo mismo que en 2020?

Exactamente y recordemos que sigue vigente la Ley Humanitaria, mientras dure toda la pandemia, lo mismo que sucedió este año lectivo, exactamente igual. La ley aprobada establece que en cada institución educativa se llegarán a acuerdos justificando las necesidades de las familias y acordando los descuentos necesarios hasta un 25%, de la misma manera que en el 2020. Y si se llegó a un compromiso y la familia finalmente no alcanza a cumplirlo, pues puede solicitar pasar a la educación fiscal, se garantiza el derecho a la educación.

El promedio semanal de contagios en niños de 10 a 14 años era de 72 durante 2020 y subió a 119 en lo que va del 2021, un aumento del 47%. Y de 15 a 19 años era de 148 por semana en el 2020 y ha subido a 246 en 2021. Esto va relacionado con la cepa que es más contagiosa. ¿El retorno a clases con alternancia será flexible?

Así ha sido hasta el momento. Recordemos que los programas piloto son autorizados por el COE nacional que lo hace a partir de las informaciones que recibe del Ministerio de Salud. Cuando llamamos al retorno a clases de las comunidades rurales será siempre de la mano del diagnóstico del Ministerio de Salud, solo en aquellas comunidades que sabemos que el contagio es casi nulo. Entonces si la curva de contagio sube en determinado lugar, automáticamente se suspende la asistencia a clases. Pasan a la modalidad en línea ya sea en la educación particular y en la fiscal también.

¿Cada establecimiento va a tener una forma distinta de retornar o habrá algún parámetro general?

El parámetro general es el Plan Institucional de Continuidad Educativa que está subido en la página web del Ministerio de Educación desde julio pasado. Lo que hace cada unidad educativa es adecuar a sus necesidades de contexto cultural, número de estudiantes, número de docentes, circunstancias, infraestructura sanitaria, capacitación de docentes, etcétera. Ajustarse a los protocolos de autocuidado, horarios, con sus características especiales. Es una firma de responsabilidad de la unidad educativa de que está lista para empezar este proceso de piloto y retorno progresivo, seguro y opcional, siempre con el acompañamiento del Ministerio de Educación, de Salud.

¿Qué falencias tienen las unidades educativas públicas para cumplir las medidas de bioseguridad?

En los dos sistemas, particular y fiscal, el retorno a clases siempre será opcional. Como sabemos el sistema educativo se ha flexibilizado por completo para que toda la familia pueda escoger según sus recursos, según su proyecto de vida y según lo que desee, es decir, si no quiere que vaya a la escuela, puede quedarse en Aprendemos Juntos en Casa. El sistema abastecerá a las dos posibilidades, es decir, la presencial con alternancia porque tampoco va a ser permanente todos los días ni todas las horas. Va a ser cada una dependiendo de su tamaño y necesidades, van a ser diferentes planes de alternancia, pero si usted no desea en el sistema fiscal que su hijo vuelva a clases, entonces permanece en Aprendemos Juntos en Casa. Está la plataforma educativa, tienen los textos en el hogar, los programas de radio, de teleducación y una cantidad de recursos en la plataforma y los docentes que permanecerán en contacto. En la educación particular tienen las modalidades presencial con alternancia, la educación abierta (virtual); o la educación en casa, denominada homeschooling internacionalmente.

¿El mismo docente tendrá que, a más de impartir clases a los que decidan ir a las aulas, también hacer seguimiento a los que se queden en casa?

Así es, sobre todo estoy hablando de la educación fiscal. En ambos casos (incluyendo a las particulares) la unidad educativa responde como ha sido hasta ahora en el piloto. El regreso de manera presencial con alternancia del piloto ha sido también opcional y las unidades educativas que han entrado atienden a las dos poblaciones, a la que va y a la que permanece en casa a través de la educación abierta (virtual). En el caso de educación fiscal, en efecto, si el estudiante puede conectarse y escuchar al docente (que imparte la clase en el aula) durante toda la mañana, pues también es posible, pero es muy difícil pedirle a un estudiante que esté pasivamente escuchando lo que pasa en la escuela durante toda una mañana, por lo tanto, ellos necesitan el soporte y el apoyo de Aprendemos Juntos en Casa (plataforma digital creada en la educación pública para las clases virtuales) paralelamente.

¿Están listos los maestros fiscales para este sistema mixto, pedagógicamente podrán instruir a los que están en presencialidad y a la vez a los que se conectan desde la computadora?

Ese es el reto en el mundo entero y sí es verdad que es un reto, pero obviamente habrá que enfrentarlo. Además recordemos que muchos docentes se han declarado en estado de vulnerabilidad o riesgo, en ese sentido, justamente esos docentes son los que atenderán también a esos estudiantes que siguen con Aprendemos Juntos en Casa.

¿Cómo se hará en las unidades educativas fiscales que no se puedan grabar las clases que dan los profesores en las aulas?

Cada institución va a tener todas las posibilidades de implementar, como lo han hecho hasta el momento, con total creatividad e innovación. Sabemos que nuestros docentes se han actualizado bárbaramente y han hecho un esfuerzo increíble en actualizarse en el manejo de las tecnologías y también las familias y los estudiantes. En ese sentido, no es un lineamiento obligatorio, no es una disposición general, es decir, lo que sí es una disposición es que los niños estén en contacto con los aprendizajes, por cualquier vía, pero que a los niños se les haga seguimiento, se los acompañe y en lo posible siempre se los retroalimente y se los apoye. Si es que es posible esa grabación y para los niños acceder y verlas, excelente, y motivaremos a que hagan el uso de la mayor cantidad de recursos posibles, pero no podemos obligar hasta que no podamos garantizar que todos los niños del país tengan la conectividad suficiente para escuchar durante horas las grabaciones.

No se puede garantizar una conexión óptima ni en las casas de los docentes fiscales.

La educación fiscal tiene 165.183 docentes. De esos, 10.000 no han reportado teletrabajo en los últimos dos meses, lo que no necesariamente quiere decir que no estén trabajando. Probablemente están sin conectividad, en lugares remotos, pero el punto está en que nosotros necesitamos urgente tener información al día, actualizada, de qué está pasando con sus estudiantes y es por eso que insistimos en que retornen a sus escuelas por lo menos un día a la semana.

¿Y los de establecimientos fiscales que se queden en casa recibirán su uniforme, los textos?

Totalmente, los textos están digitalizados en la plataforma del Ministerio de Educación y además se les entrega físicos, de la misma manera en que les damos la alimentación escolar y que solo les pedimos dos veces al año la entrega del portafolio. Los estudiantes tienen en sus casas los textos digitales e impresos, más todos los recursos, fichas pedagógicas, los programas de radio y de televisión. En el caso de la educación particular, lo que pedimos es que si usan plataformas digitales pues se pida lo menos posible o lo esencial en cuanto a textos impresos.

¿Cuántos niños y jóvenes dejaron de estudiar en Ecuador debido a la pandemia?

En realidad en este año aún no tenemos una cifra exacta cuantitativa de abandono. Tenemos como siempre alertas rojas bastante marcadas. Ha sido tal la movilidad en el sistema educativo que no podemos hablar de cifras precisas. Estamos cruzando información porque tenemos mucha movilización de la escuela particular a la fiscal. Cuando hablamos de particular es fiscomisional, municipal y privada.

¿Cuántos han pasado de la escuela particular a la fiscal?

Fueron cerca de doscientos mil estudiantes que pasaron de la educación particular a la educación fiscal en el último año lectivo. Hemos solicitado la entrega de portafolios (tareas de la educación virtual), ahora esperamos la entrega definitiva en el cierre de año (en la Costa) y ahí sabremos exactamente ya más numéricamente cuántos estudiantes definitivamente no entregaron y, por ende, ya hay una seria alerta de que han dejado el sistema. Incluso aquellos que no entregaron el portafolio en la primera etapa del régimen Costa, que fue aproximadamente un 6% de los matriculados en las escuelas fiscales, todavía es una alerta porque podría ser que lo entreguen ahora al final del año lectivo.

¿Se activará el programa para los niños menores de 5 años y en el que los adultos podían terminar el bachillerato?

Todavía en este año, por lo menos en este periodo, aún no porque seguimos con la misma inestabilidad. Recordemos que los programas que se vieron afectados fue Safpi (Servicio de Atención Familiar para la Primera Infancia) y el de alfabetización y posalfabetización. Recordemos que seguimos en el desafío de la pandemia, todavía estamos sin poder controlar establemente la implementación de Safpi, que consistía en que los docentes iban casa por casa y atendían a los niños de 3 a 5 años, jugaban con ellos, desarrollaban habilidades psicomotrices, cognitivas y eso en plena pandemia es imposible. Lo mismo nos sucede con alfabetización y posalfabetización, por lo tanto, creo que hasta finalizar, al menos, esta gestión de Gobierno va a ser difícil reanudarla. Dejamos todo el presupuesto, dejamos la ruta abierta para que el siguiente gobierno cuando le sea posible continúe adelante, pero hasta que no haya el control de la pandemia y se estabilice la situación, es difícil.

¿En la zona rural entonces sí es probable que se retorne a la presencialidad absoluta o también va a ser opcional en la educación fiscal?

Siempre será opcional, siempre, en lo particular, en lo fiscal, en lo urbano y en lo rural. Y siempre tendrán la posibilidad de seguir con Aprendemos Juntos en Casa, al menos durante todo este año calendario incluso, o al menos hasta que se acabe el ciclo Sierra este año, y por supuesto el inicio del de la Costa mientras dure esta gestión. Creería yo que por la situación nacional y global, la alternancia y la parte opcional que dejamos instalado, flexibilizado el sistema con todos los recursos y con todas las modalidades, podrá ser año calendario hasta finalizar, siempre será opcional. (I)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?