En cumplimiento de las normas de comportamiento ético gubernamental emitidas por el nuevo mandatario, Guillermo Lasso, los vehículos de las entidades públicas deben portar obligatoriamente la placa y los signos distintivos de la institución a la que pertenecen.

Según el artículo 6 del Decreto Ejecutivo número 4, firmado el 24 de mayo, se exceptuarán de esta disposición los casos en los que por motivos de seguridad debidamente justificados se disponga lo contrario.

Esta y otras normas éticas son mandatorias para el presidente y vicepresidente de la República; ministros y viceministros, secretarios y subsecretarios de Estado; las máximas autoridades de agencias, servicios o entidades de control; directivos de las empresas públicas; y en general, a todo funcionario del Poder Ejecutivo.

El decreto contiene 28 artículos relacionados con el cumplimiento ético de funciones.

Y en su disposición final se señala que quienes incumplan las disposiciones dadas allí podrán ser removidos de sus cargos siguiendo el debido proceso. (I)