Cuenca, AZUAY

El avión de la desaparecida aerolínea Tame que se accidentó el 28 de abril del 2016 en el aeropuerto Mariscal Lamar, y que permanecía en la pista desde ese entonces, se desmonta de a poco. Una empresa estadounidense compró la unidad en $ 310.000.

Las piezas de la aeronave Embraer 190, matrícula HC-COX, empezaron a retirarse el 18 de abril pasado. Esto una vez que la compañía Parts & Spares International concretó la compra, según confirmó a este Diario su representante, Humberto Dueñas.

Ministerio de Transporte ya dispuso a la DGAC que actualice incentivos para reactivar aeropuertos del país, que tienen diferentes complejidades

Una vez que los componentes se separen por completo se los enviará a Estados Unidos para reutilizarlos. Mientras que la estructura se quedará en el país para ser donada, posiblemente a una unidad educativa con fines didácticos, informó el nuevo propietario.

Publicidad

Dueñas contó que su compañía se interesó en esta aeronave porque estaba en buen estado. Además, los componentes mecánicos eran adecuados para sus intereses. En un inicio, la unidad fue avalada por $ 252.000, pero ellos terminaron pagando $ 58.000 adicionales.

Las piezas del avión accidentado estaban en una parte de la pista de aterrizaje. FOTO: Johnny Guambaña Foto: El Universo

Parts & Spares International es una empresa instalada en Phoenix (Arizona) que, según consta en su página web, tiene como misión “proporcionar repuestos y servicios de la más alta calidad a nuestros valiosos clientes de manera rápida y rentable”.

Desde el día del percance el avión de Tame, este quedó varado en la cabecera norte del aeropuerto de Cuenca, porque quedó fuera de circulación. El estar ahí representó un gasto mensual por un concepto denominado “Tasa de parqueo” que, hasta el 11 de abril pasado, ascendía a los $ 130.000, según Marcelo Carvallo, director ejecutivo de la Corporación Aeroportuaria de Cuenca (Corpac).

A partir de ese día, el pago lo asumió la empresa extranjera.

Publicidad

Para la Corpac, liberar el espacio es beneficioso por diferentes aspectos. En primer lugar, porque da espacio para el arribo de más unidades de las compañías que ahí operan (Latam y Avianca), que según Carvallo, están en proceso de expansión de frecuencias hacia Quito y Guayaquil.

Por error en aeropuerto de Cuenca, vuelo de Latam no pudo aterrizar y tuvo que retornar a Quito

Por otra parte, se evitará que la deuda con la extinta empresa pública siga creciendo. De esta manera, la cartera vencida no seguiría en ascenso y con pocas expectativas de cobro, porque en el orden de prelación primero están los exempleados.

El accidente en 2016

El avión de Tame, que cubría la ruta Quito-Cuenca, se estrelló contra la cabecera sur del aeropuerto Mariscal Lamar a las 07:51 del 28 de abril de 2016. La unidad estaba con 93 pasajeros, pero ninguno resultó con heridas de consideración.

En el informe de la Junta de Investigación de Accidentes, publicado en julio del 2017, se determinaron tres factores como posibles causas: “Las condiciones de la pista del aeropuerto de Cuenca que al momento del aterrizaje del avión de Tame se encontraban contaminadas con agua y resbalosa”, “el aterrizaje se realizó luego de una aproximación no estabilizada y con viento de cola” y “la no aplicación del procedimiento Maximum Performance Landing recomendado por el fabricante de la aeronave para aterrizar en pista contaminadas”. (I)