Portoviejo

En una manzana en el centro de Portoviejo se erige el nuevo mercado Plaza Central, un espacio de venta de productos alimenticios que tiene una moderna instalación, pero sobre todo un nuevo concepto de comercialización.

Tiene una oficina de entidad bancaria y un local de centro de salud, hay espacios para los emprendimientos locales. El traslado y venta de productos en este mercado, que demandó una inversión de $ 15,2 millones, se manejará con protocolos de cuidado.

Ese recurso surgió de la Ley de Solidaridad en su gran mayoría y del Banco Europeo de Inversiones para levantar una estructura que cambió el antiguo mercado 1, severamente afectado por el terremoto del 16 de abril de 2016, que tuvo epicentro en Pedernales, provincia de Manabí.

Publicidad

Víctor Moreira, gerente de estructuras modernas de la empresa pública municipal Portocomercio, encargada del mantenimiento y funcionamiento del mercado, indicó que con este nuevo espacio que se pretende habilitar a la ciudadanía desde el próximo 15 de octubre, se elimina desde venta de carnes guindadas, productos en la calle hasta mariscos en gavetas sin protección.

Por ello, sostuvo, habrá todo un proceso de traslado de alimentos, carnes, lácteos y mariscos desde el proveedor al área donde se lo expenderá. Así se pondrá en vigencia un banco de proveedores, sistema que certificará todo el producto que ingrese al mercado Plaza Central.

“Por ejemplo, las carnes se las faena en un centro que está a cargo del municipio, todo comerciante que faene allá debe traer la certificación del producto antes de ingresar al mercado y todo con un proceso de cadena de frío desde que sale de faenarse hasta que llegue a los frigoríficos. Las frutas y verduras que se expenden desde el mercado mayorista (ubicado a 5 kilómetros de la nueva instalación) ya debe venir lavada y desinfectada, y aquí ya se las ubicará en gavetas, ya no estarán amontonadas, es decir, empezamos a cuidar toda la trazabilidad”, explicó Moreira.

Y esa trazabilidad también va con pescados y mariscos que antes de ingresar a la venta en el mercado deberán tener certificación de las entidades a cargo como es la Subsecretaría de Recursos Pesqueros.

El mercado contará con más de 500 espacios para comercios como módulos, locales islas, áreas concesionables, venta de cárnicos y lácteos, frutas y legumbres, víveres, mariscos, flores y comercio ocasional.

1,6 millones de dólares para equipamiento de Plaza Central en Portoviejo

La accesibilidad prioriza la inclusión, pues en toda el área hay pasillos tipo rampas y cuenta con dos escaleras eléctricas, tres ascensores, 13 ingresos con accesibilidad peatonal incluyente y además 42 pasos peatonales señalizados en las calles aledañas.

Publicidad

Tendrá una parada de buses para tres unidades, dos bahías de estacionamiento de 13 taxis en la calle Alajuela y 6 taxis en la calle Córdova, área de desembarque para vehículos particulares y otro parqueadero para carga y descarga de camiones.

Pero lo innovador será un edificio de tres pisos, anexo al mercado que servirá para el parqueo gratuito de 200 vehículos y que cuenta con ascensor. En el interior del mercado también hay islas de venta de perfumes, telefonía móvil, una cafetería y otros servicios.

Lo tradicional de Portoviejo, la venta de comida típica no se alejará del mercado Plaza Central. Así, en la segunda planta de esta edificación se habilitó un área para 62 espacios de venta de alimentos, que se denomina Mercadazo, la cual atenderá las 24 horas de los siete días de la semana, señaló Moreira.

Rosa Medina, del comedor Pincay, señaló que vender comida a toda hora es una tradición no solo entre los portovejenses, sino de todo aquel que visita y busca, por ejemplo, en horas de la madrugada alimentarse con un caldo de pata de chancho, un seco de lengua, carne, hígado o de gallina criolla, un aguado de menudencias y otros platos.

Ella indicó que desde hace 35 años vende en la estructura antigua del mercado y luego en un espacio provisional luego del terremoto, pero que jamás pensó que ahora estarán en un lugar moderno. “Le juro que a veces daba hasta vergüenza decirle al cliente donde estaban los baños”, recordó Pincay sobre lo que antes había.

Mercado de Portoviejo, en 3 meses

A más de guardianía privada, el mercado tendrá 36 cámaras de alta tecnología tipo HikVision de 1040 megapíxeles, para monitorear las actividades en toda su estructura. La idea es que en pocas semanas aumenten a 60 dispositivos que ayudarán a custodiar este edificio, según Gregory Franco, gerente de la empresa pública municipal Portocomercio.

El canon de arrendamiento mensual que pagará cada comerciante será de $ 50,08, es decir, por día en promedio por utilizar un área de este mercado el costo diario será de $ 1,66.

Los procesos de cuidado también van encaminados a que esta estructura reciba de parte del Ministerio de Salud Pública (MSP) la certificación de mercado saludable y responsable, se indicó.

“Lo que se pretende es que el comerciante si tiene alguna dolencia o problema de salud no tenga que ir a otro lado, pues habrá un local médico con laboratorio y que incluso le dará un 50 % de descuento. La certificación que buscamos es una norma INEN”, mencionó Víctor Moreira, gerente de estructuras modernas de la empresa pública municipal Portocomercio.

Mario Villavicencio, líder comunicacional de plan 2035 del municipio de Portoviejo, refirió que esta es una obra emblemática que cabe dentro de la planificación como ciudad que se proyecta para el 2035, año en que Portoviejo recordará los 500 años de fundación española.

La inauguración está prevista para este 15 de octubre, sin embargo se conoció que de confirmarse la llegada del presidente Guillermo Lasso para otro día, tentativamente el domingo 17, ese día se haría la inauguración. (I)