La muerte de seis neonatos en el hospital Marco Vinicio Iza, de Nueva Loja, en la provincia de Sucumbíos, se mantiene en investigaciones y motivó la puesta en marcha de un plan de contingencia en esa casa de salud.

Los familiares que el fin de semana tuvieron que retirar los cuerpos de los bebés de la morgue del hospital pidieron que se aclaren las causas de las muertes.

Ellos se reunieron y de manera conjunta pidieron al director del hospital, Fernando Salazar, que les informen las razones de los decesos. Por ahora, autoridades indagan la posible presencia de una bacteria en el área donde estuvieron los recién nacidos.

El director Salazar confirmó que al recibir la alerta de la muerte de los seis infantes puso en marcha el plan alternativo, habilitando otra sala neonatal y cerrando aquella donde se registró la emergencia.

“Se tomó lo que se llama en medicina un mapeo bacteriológico, esto demora entre tres y cinco días los resultados para ver qué tipo de bacteria está atacando y poder utilizar el medicamento adecuado”, señaló Salazar y agregó que se tomarán correctivos en caso de ser necesario.

Jenny Quincha señaló que su bebé nació viva y luego ella fue llevada a otra sala por su complicación de parto y al siguiente día le informaron que su hija había muerto. “Queremos justicia para nuestros hijos, queremos saber en realidad qué pasó en el área de los neonatos”, señaló Leonidas Salas, padre de uno de los menores. (I)