CUENCA

Con un bebé en lista de espera para ingresar a una unidad de cuidados intensivos (UCI) y cerca de 1.100 casos positivos de COVID-19 se inició la semana sanitaria en la provincia de Azuay.

Para las autoridades, el índice de contagios es “llamativo” y ha repercutido en la creciente ocupación diaria de camas en hospitales y clínicas.

En el último reporte emitido por la coordinadora zonal 6 del Ministerio de Salud Pública (MSP), Andrea Bersosa, la llegada de pacientes infectados con coronavirus se incrementa a diario; pero según datos de estadística, aún hay camas disponibles.

Publicidad

En el hospital Vicente Corral Moscoso, administrado por el MSP, la ocupación de la unidad de cuidados intensivos (UCI) es del 80 %, mientras que en clínica es del 63 %. En el José Carrasco Arteaga, perteneciente al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), el área de hospitalización está ocupada en un 83 % y la UCI en un 83%.

Mientras que en el sector privado, según la funcionaria, el promedio de las UCI es del 33 %, a excepción del hospital del Río, que está totalmente copado.

“Lo preocupante es que estamos en la fase final de la ampliación de camas, lo que implica reducir atenciones para otras patologías”, manifestó.

De $ 15 a $ 300 es el gasto en casa si un integrante de la familia se contagia de variantes no tan agresivas del COVID-19

Al comparar la curva de contagios desde el inicio de la pandemia (marzo del 2020) con la fecha actual, la coordinadora refirió que el incremento es del 300 %, pasando de 700 a 2.000 contagios en el lapso de una semana.

Publicidad

Pero desde su perspectiva, el sistema sanitario no ha colapsado debido a la vacunación.

El médico e investigador Bernardo Vega lleva una estadística semanal del avance del virus desde el inicio de la pandemia. La mañana de este lunes detalló que entre el 10 y 16 de enero se registró un promedio de 148 positivos por día, lo que representa una aceleración de 788 casos en relación a la semana pasada.

Vega recomendó a la ciudadanía evitar reuniones y usar doble mascarilla. (I)