Aproximadamente diez minutos se demora una persona en realizar su derecho al voto en la Universidad Salesiana, sede Girón, en el norte de Quito. Las personas que acuden tienen que hacer una fila con el debido distanciamiento en el patio de la institución, en el ingreso norte. Para acceder a las aulas se encuentran funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE) que informan a las personas que desconocen la mesa en la que deberán sufragar. Después de realizar el voto, bajan por las gradas del sector sur y salen de la universidad.

Miguel Minga dijo que “está más organizado”: se demoró diez minutos desde que ingresó con su esposa. También destacó el distanciamiento que se mantiene en la fila de espera. Esto a diferencia de la primera vuelta de la jornada electoral del 7 de febrero, en la que se registraron varias aglomeraciones y largas filas de espera en los exteriores de los recintos electorales.

Miguel Mejía, de 70 años, señaló que se tardó dos minutos en sufragar. Acompañado de su hija, acudió a este lugar ante la sorpresa de que esta vez no hubo fila en la vereda de la universidad.

En este recinto electoral se reportó un incidente. Isadora García, presidenta de la mesa 9 de mujeres, y Catherine Freire, secretaria, informaron que un militar supuestamente ingresó a un baño, rompió varios papeles y los desechó por el inodoro. Martín Clavijo, observador internacional de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), dijo que acudirán al conteo de cierre y constatarán si faltan papeletas, ya que no se verificó si eran papeles comunes o documentos de alguna mesa receptora del voto.

Los militares aseveraron que no han tenido acceso a ningún paquete electoral o alguna hoja. Se solicitó una entrevista con un oficial de la institución, pero respondieron que no están autorizados.

En la escuela Ricardo Rodríguez de la parroquia de Pifo no existieron largas filas como en la jornada electoral del 7 de febrero Foto: Andrés Salazar

En las parroquias rurales de Quito también se registró baja carga en las instalaciones. En Pifo, al nororiente de la capital, las puertas de las instituciones designadas como recintos electorales estuvieron abiertas. En la primera vuelta contaron con un cerco que permitía ingresar por grupos y que generó las largas filas humanas. Las mesas receptoras del voto estuvieron ahora despejadas.

La jornada electoral para candidatos presidenciales será hasta las 17:00 de este domingo. (I)